Por Nacho Palou — 19 de Diciembre de 2011

Aunque sólo tiene seis patas, el robot Asterisk es similar a una araña y es capaz de desplazarse en cualquier dirección caminando o desplazándose sobre ruedas. Cuando es necesario dos de las patas –cualquier par de ellas– pueden servir como pinzas o brazos con los que atrapar objetos.

Como otros muchos robots –igualmente inspirados en insectos o animales– una de sus aplicaciones principales son tareas de mantenimiento en lugares hostiles y de rescate en casos de derrumbamientos y terremotos.

Vía TechCrunch, DiginfoTV.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear