Por @Alvy — 1 de Febrero de 2012

Este simpático invento llamado Tworse Key es un manipulador de telégrafo que en su interior tiene una circuitería Arduino. El cable se conecta a un conector de red Ethernet normal y corriente y el aparato queda conectado a Internet. Cuando se enciende la luz verde es que hay conexión; se pueden entonces escribir mensajes en código morse, que se decodifican y envían a Twitter automáticamente.

El resultado es altamente steampunk y muy vistoso y efectivo a la vez. Es curioso que después tras teclear los mensajes haya un código especial para «Enviar» y también que exista una función «Borrar mensaje». Hoy en día ya no existe el telégrafo como tal, y el código Morse dejó de usarse oficialmente en 1999, aunque algunos radioaficionados todavía lo practican.

En una extraño giro de estas adaptaciones a los viejos nuevos tiempos, en 2004 inventaron el código para la arroba (@) en morse. Porque a ver cómo te diriges a alguien en Twitter sin la @…

(Vía Hack a day.)

Actualización: Sergio (EA4AAF) que es radioaficionado nos quiso matizar el comentario sobre el uso del morse y la telegrafía en la actualidad, con una interesante aportación:

(…) El código Morse es ampliamente utilizado por un gran número de radioaficionados por todo el mundo en la actualidad. Desde luego no es algo marginal ni anticuado. Personalmente lo utilizo y es una auténtica maravilla. Por ejemplo… ¿sabéis lo que es EME? Quiere decir Earth-Moon-Earth y consiste en una forma de comunicación mediante la cual las ondas de radio se envían contra la luna, rebotan y otro radioaficionado las capta, contestando de la misma manera. En este tipo de comunicacion se utiliza código Morse. Hay varios concursos mundiales de telegrafía, con miles de participantes, que a veces viajan miles de kilómetros, solo para operar sus equipos desde lugares raros.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones