Por @Alvy — 25 de Abril de 2016

Los avances hacia el traductor universal progresan adecuadamente; en esta ocasión lo que los estudiantes de la Universidad de Washington están desarrollando y les ha hecho ganar el premio Lemelson-MIT (10.000 dólares) es un traductor de lenguaje de signos a lenguaje hablado.

El invento consiste en un guante que detecta tanto los movimientos de los dedos como la posición espacial de la mano y su desplazamiento, con todo detalle. El guante envía toda la información a un ordenador a través de una conexión inalámbrica Bluetooth. Entonces el software del ordenador realiza la conversión utilizando un sintetizador de voz.

En el planeta hay más de 70 millones de personas que utilizan el lenguaje de signos; este invento permitiría a todas ellas comunicarse con los que no entienden el lenguaje de signos sin problemas. De momento todavía es un desarrollo experimental, que además debería tener la habilidad de adaptarse a cada lengua; no es muy conocido pero no es lo mismo el «inglés de signos» que el «español de signos», por poner un ejemplo. Una de las fórmulas que también se utilizan y los guantes detectan sin problemas es deletrear algunas palabras para las que no hay signos (nombres, iniciales y palabras complejas).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear