Por Esther — 28 de Julio de 2009

El pitido de la batería de su móvil agotándose despertó a Soljačić Marín, profesor del MIT, en plena noche. Era la sexta vez que este ruido le sacaba de la cama porque había olvidado cargarlo. Soñoliento, en pijama y de pie en su cocina, el profesor pensó que tenía que haber un modo de transferir la energía eléctrica sin cables. ¡Eureka!

Pocos años después, la compañía Witricity sacará pronto al mercado ese modo que encontraron Marín y su equipo.



Para lograr la transferencia inalámbrica de energía, los investigadores se basaron en la resonancia. Dos objetos resonantes de la misma frecuencia resonante tienden a intercambiar energía de manera eficiente, al mismo tiempo que interactúan débilmente con su radio exterior.

Si su tasa de transferencia es mucho más alta que la tasa de pérdida de energía por factores como la absorción o la radiación, se le llama resonancia fuerte y en ese caso, la transferencia de energía puede ser aún más eficaz.

Estas consideraciones son aplicables a todo tipo de resonancias y el equipo del MIT se centró en cómo capacitar a los resonadores magnéticos fuertes para transferir la energía a distancias que permitan la clase de dispositivo móvil de carga que Marín imaginó en pijama.

Sus resultados teóricos fueron publicados primero en 2006, en la revista Science en 2007 y en los Anuarios de Fisica de 2008.

(Vía un tuit de Tecnozopia que a su vez lo vió en Fayerwayer, quien con mucho acierto evoca a Tesla en su anotación.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

13 comentarios

#1 — J.

Muy interesante. Combinado con los coches electricos sería un puntazo que "aparcando" sobre uno de estos pudieras cargar la batería...

... ahora que si hay gente que piensa que las radiaciones electromagnéticas de las antentas de telefonía móvil son peligrosas, no sé que dirán de un aparato que transmite la electricidad a traves de variaciones del campo magnético... tiene que ser una burrada de Teslas (Webers por metro cuadrado).

Ahora que caigo... nunca mejor dicho lo de "teslas"... :) .

#2 — Daniel

Lo mismo que se le ha pasado a J. por la cabeza, me ha sucedido a mí. Con toda la controversia que hay acerca de las antenas de telefonía móvil y demás, ¿no puede presentar esto un problema para la salud?

#3 — Emilio

No sólo las antenas, si no los propios móviles son lo que están en tela de juicio (aumento de tumores de nervio acústico). Por desgracia el negocio mueve mucho dinero y las investigaciones se boicotean (p.ej: estudio Reflex europeo I y II...)

En todo caso, no creo que estar sometido a un campo electromagnético de alta intensidad sea beneficioso para, digamos, un bebé. Sobre todo si es el de uno. ¿No es más racional buscar un enchufe y recargar en plan "tradicional"?

En fin, de todos modos, si esa tecnología aumenta los casos de cáncer, tendremos una forma fácil de acabar con la sobrepoblación del ser humano.

Nada es totalmente malo, no?

#4 — Juan

Muy interesante, creo que todos esperábamos el desarrollo de algo similar. Sin embargo, cómo es esto ecológico? a no ser que se logre una transferencia energética de manera más eficiente que usando los medios convencionales hasta ahora, tal vez la única ventaja sería un menor uso de materia prima y menor cantidad de residuos en la disposición final?

#5 — Esther

#1 J. Muy buena la aplicación de recarga de coches eléctricos que sugieres y lo de los "teslas" :-)

#1J, 2#Daniel y #Emilio: En principio no ofrece peligro, según los argumentos del fabricante, pero es normal que suscite recelos sobre su inocuidad.

#4 Juan: Sí, es por eso que dices.

#6 — xepe71

No entiendo muy bien cual es la gracia del invento... ¿ha inventado el campo magnético? Aparte del rendimiento del aparato, que dudo que supere el 50% al ser un campo magnético direccional, por lo que la mitad se pierde hacia abajo? (a lo mejor lo aprovecha el vecino del piso inferior!;) ) Aparte de la fobia que le tiene la población a todo lo que esté relacionado con campos magnéticos, como dice #1!

#7 — Marta

A mí también se me ha ocurrido lo de las antenas de los móviles y demás, nos veo a todos dentro de unos años llevando gorros de papel de plata...

Pero me considero una fiel admiradora de la ciencia, y la investigación tiene toda mi confianza, así que a las que no sabemos tanto de física sólo nos queda esperar que tal y como avanza el conocimiento, también avance la seguridad del individuo y la salud de la población.

Realmente, Tesla se avanzó a sus tiempos. Los grandes genios siempre parece que nacen antes de su época...

Un saludo, seguid con el blog así, tenéis una fan incondicional.

Marta

#8 — Marta

A mí también se me ha ocurrido lo de las antenas de los móviles y demás, nos veo a todos dentro de unos años llevando gorros de papel de plata...

Pero me considero una fiel admiradora de la ciencia, y la investigación tiene toda mi confianza, así que a las que no sabemos tanto de física sólo nos queda esperar que tal y como avanza el conocimiento, también avance la seguridad del individuo y la salud de la población.

Realmente, Tesla se avanzó a sus tiempos. Los grandes genios siempre parece que nacen antes de su época...

Un saludo, seguid con el blog así, tenéis una fan incondicional.

Marta

#9 — s

Pues, para información de algunos, comentar que peligroso si es, y bastante, que el tema es muy serio, y para algunas personas en especial, mucho mas, ya que cada vez hay más personas sensibles y/o alérgicas a los campos electromagnéticos, a los que vivir en el mundo actual ya les supone una complicación, como para ir añadiendo más campos magnéticos a diestro y siniestro.
Así que tal vez, estaría bien que este señor pensara en la sociedad y en las personas, antes de inventar cosas tan dañinas para el organismo.

#10 — jb

La 'bomba' está a punto de explotar.
Las baterías llenas de energía casera solar están ya con rendimientos rentables de utilidad, posibilidad y eficiencia. Me acabo de enterar en un curso de verano en S L de El Escorial, de la ucm.es
Si no te lo crees, busca datos de Mariano Sanz Badía, Universidad de Zaragoza, y después hablamos.
Quedo a la espera. Soy impaciente . . .

#11 — Bill Bones

La última vez que se habló de esta tontada, la eficiencia era del 40% sobre distancias de 2 metros. Un cable de cobre de 2 metros tiene una eficiencia superior al 99,98%.

Es decir, este inventillo necesita 10 watios de potencia para hacer funcionar un dispositivo de 4 watios, multiplicando el consumo de energía por un alegre 250%...

Ah, y por cierto... se necesitan 25 metros de cable enrollados en forma de bobina para cubrir sin hilos los 2 metros de marras.

Y todo para que el móvil se cargue solo. ¡OH!

#12 — Aliaga

No entiendo muy bien la utilidad de esto.

Bien, es inalámbrico, pero la propia simetria de las bobinas acopladas te limita bastante la posición del monitor y la distancia (sin contar como ya han dicho que la mitad del campo se pierde y se lo queda el vecino).

Otro problema es tener un campo magnético potente en casa. No solo puede ser nocivo para el gato, también para tu tarjeta de crédito, para el disco duro del ordenador que tienes al lado del monitor y para un porrón de cosas más magneticamente sensibles.
Miau.

#13 — Marioms

Entonces... no es tanto EUREKA!, es más bien... vamos a sacar a la luz los documentos que robamos a Nikola Tesla hace 1centuria. Qué fácil es ser presidente de un gobierno corrupto, tachar de loco a una mente maravillosa, y dejarlo en la ruina y solo, para luego apropiarte de todo su legado. Qué pena de mundo.

Change The World! pero no al modo de obama.