Por Nacho Palou — 2 de Abril de 2013

Aunque el BionicOpter es bastante más grande que una libélula de verdad su aspecto y su forma de volar se asemeja bastante a los anisópteros. Igual que éstos puedes volar en todas direcciones: hacia adelante y hacia atrás y de lado. También puede mantener el vuelo suspendido y planear.

Según su desarrollador, Festo, su particular capacidad para el vuelo se debe muy en parte a su extrema ligereza, a pesar de incorporar numerosos componentes y mecanismos.

El BionicOpter combina el uso de sensores del entorno y de posición y movimiento y el control remoto. Ambos sistemas se mantienen en constante comunicación en tiempo real para controlar el vuelo.

Vía SlashGear.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear