Por @Alvy — 27 de Enero de 2014

Keecker

Cuando se combinan ideas que ya funcionan en sí mismas a veces surgen productos de esos que «es imposible que fallen», como por ejemplo Keecker.

Este pequeño robotito tiene el tamaño y los movimientos de un aspirador autónomo, pero proyecta imágenes a alta resolución en cualquier pared, tiene sonido envolvente y te sigue cual perro lazarillo. De paso le han incorporado algunos sensores como temperatura y humedad para realizar otras labores; naturalmente puedes usarlo como pantalla a través del teléfono inteligente para leer mensajes o navegar.

Como puede verse en este vídeo, hace muchas cosas; lo único que asusta es el precio: unos 4.000 dólares (casi 3.000 euros) que lo sitúan en la zona de los juguetes caros más que en el de los posibles compañeros del hogar del futuro.

(Vía OhGizmo!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear