Por Nacho Palou — 18 de Febrero de 2016

En el vídeo BMW Celebrates 25 Years of 3D Printing el personal de BMW explica y muestra tres métodos de fabricación aditiva o impresión 3D —la fabricación de piezas y elementos sólidos y tridimensionales añadiendo capas sucesivas de material— que la marca de coches lleva 25 años utilizando para obtener piezas en pequeñas series y prototipos o para hacer moldes con los que fabricar piezas finales.

En el vídeo se muestra primero la fabricación mediante láser y polímero en polvo que resulta en piezas de plástico y el mismo método pero que resulta en piezas de metal. En ambos casos el haz de luz láser funde el polvo, plástico o metal, logrando piezas sólidas que son el resultado del fundido y posterior endurecimiento del material en polvo allí donde es alcanzado por el haz de luz.

El tercer método corresponde a la fabricación óptica o por estereolitografía que es uno de los métodos de prototipado más antiguo; el funcionamiento es básicamente el mismo, en este caso el haz láser no funde sino que emite luz ultravioleta que solidifica un polímero líquido, algo parecido a la resina o al plástico,

Los objetos tridimensionales son obtenidos mediante la adición de finas capas, impresas una encima de otra. Cada capa es una sección transversal del objeto que el láser traza en la superficie de la resina, que es el material consumible. La resina líquida se solidifica por la exposición a la luz ultravioleta, quedando así la capa recién solidificada pegada a la capa previa que existía debajo suya.

Conforme se solidifica una capa, un mecanismo hace descender la estructura que sujeta al objeto en fabricación. Al sumergirse, la resina líquida forma otra capa sobre el objeto que una nueva exposición a la luz solidificará con la forma adecuada. Esta nueva capa, una vez solidificada, quedará también pegada al resto del objeto. Y así sucesivamente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear