Por @Alvy — 19 de Mayo de 2022

A esta visita guiada al Laboratorio de Fabricación Avanzada de los Lawrence Livermore la denominan tour, y permite ver en poco más de cuatro minutos lo que se cuece en sus instalaciones. Es lo que yo llamo, con cariño, una «visita al zoo» guiada, de las cuales todos hemos disfrutado alguna vez y en las que quizá hayamos sido objetos de observación en otras.

A mí esas explicaciones rápidas y mundanas sobre lo que se hace en cada sitio me encantan. El laboratorio son unos 1.300 m² de mesas y armarios, llenos de artilugios con los que se fabrican cosas en muy variados materiales. La guía recalca con insistencia que «todo es muy avanzado», como su propio nombre indica y predominan las impresoras 3D y los chismes para trabajar con diferentes materiales: metales, polímeros y biomateriales. Son, según dice, «formas divertidas de fabricar cosas».

Hay una zona de metrología con reómetros y espectrómetros, además de microscopios y chismes para estudiar las propiedades mecánicas de los materiales. Una de las impresoras 3D cuenta con unas cámaras-escáner que al terminar el proceso miden el objeto resultante y si no tiene la precisión necesaria, lo tira a la basura y repite de nuevo variando parámetros hasta que consigue la perfección.

También hay algo llamado «fabricación mediante cápsulas» (que se utiliza para mediar las maneras de absorber y capturar CO₂) y otros de litografía axial computerizada. También los hay más mundanos y conocidos como la fabricación aditiva mediante capas de metales. Muchos de los instrumentos e impresoras 3D se pueden adquirir en las tiendas; otros son prototipos o fabricados en los propios laboratorios.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Febrero de 2021

James de The Action Lab muestra en este vídeo cómo se puede construir el equivalente a un dado de seis caras pero con una pelota de ping-pong esférica, lo que los roleros llamarían un D6 esférico. Esto que en principio parece fácil, luego difícil y luego nuevamente fácil tiene su truco.

Para crear una primera versión se puede tomar una pelota de ping-pong y simplemente pintarle seis números en el equivalente a lo que sería un D6 convencional [el peso de la tinta se ignora; sería fácil compensarlo añadiendo puntitos blancos invisibles en todos los lados]. El problema es que una bola al ser esférica no tiene puntos de equilibrio y puede «aterrizar» en cualquiera de cualquier forma, de modo que puede resultar difícil e incluso discutible el resultado, aunque sea por aproximación.

La solución es meter dentro un octaedro hueco en su interior: como tiene seis vértices, se puede usar una bolita pesada para que al rodar por la mesa se decante por uno de los vértices. Problema resuelto con ingenio. Aquí hay una página con ficheros para imprimir en 3D esos octaedros.

En el vídeo también pueden verse unos curiosos dados llamados trapezoedros trigonales asimétricos que tienen aspecto de cubo deformado, en «versión Dalí» podríamos decir. A pesar de su forma son equilibrados y «justos», en el sentido de que los números de todas las caras tienen la misma probabilidad tras un lanzamiento (algo que no sucede en otro tipo de formas geométricas). Sin embargo, tal y como advierte James, no todos los dados son «justos» aunque lo parezcan, pues con cierta habilidad se pueden manipular. A veces hacerlos más «justos» requiere estudiar cómo se reparten los puntos en las diferentes caras, como ya explicamos para dados D20, D30 y otras variantes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 7 de Enero de 2021

Un grupo de ingenieros de la NASA que en el MundoReal™ trabajan en el equipo de la Estacion Espacial Internacional (EEI) ha diseñado ISS Mimic, un modelo de ella que se puede imprimir en 3D y animar mediante Arduino y unos motores; una Raspberry Pi se encarga de descargar los datos de telemetría de la Estación y de pasárselos al Arduino para encargarse de los movimientos para que reflejen siempre los de la Estación real.

Está a escala 1:100 y cuenta con doce motores. Diez de ellos mueven los paneles solares y dos mueven los radiadores. Unos ledes indican el nivel de carga de las baterías de la Estación. Tanto los paneles como los radiadores se mueven continuamente para optimizar su funcionamiento, aunque a lo largo de los 90 minutos de cada órbita pueden hacerlo demasiado despacio para que el modelo sea atractivo. Por eso tiene un modo de funcionamiento rápido en el que reproduce en 90 segundos la órbita anterior y sus correspondientes movimientos de paneles y radiadores. Una pantalla táctil permite controlar el funcionamiento del modelo y ver detalles de los sistemas de la Estación.

También es posible montar sólo el software y manejarlo con el ratón para ver en tiempo real esos detalles.

La idea del equipo es acercar la Estación a la gente y que no sea algo totalmente abstracto que está en el espacio o cuya existencia simplemente se desconoce. En Meet team behind the mini Raspberry Pi–powered ISS hay un artículo sobre ellos.

Aparte de quien se lo quiera montar en casa puede ser un proyecto la mar de interesante para asignaturas de tecnología y similares y para proyectos involucrados en enganchar al estudiantado en STEM y STEAM.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 29 de Octubre de 2019

En el canal de Greg tienen este curioso vídeo sobre impresión en 3D pirámides con filamento plástico (que son los hilillos que se dejan ver por ahí). Muchas de las pirámides son en realidad piezas de puzles, que convenientemente pulidos y acabados dan para un buen rato de entretenimiento.

Las películas están grabadas en time-lapse, lo que produce un efecto de «cámara rápida» en el que ni siquiera se ve la maquinaria, sólo el resultado, que parece surgir mágicamente de la nada. Hacia el final [01:30] hay algunas pirámides realmente impresionantes, como la del fractal de Sierpinski

Como puede verse las piezas no son siempre sólidas 100%, sino que se utiliza una estructura interior estilo panal de abeja que les da la misma consistencia pero permite ahorrar mucho material. Con esa técnica, una buena cámara y un poco de música les ha quedado un vídeo de lo más relajante.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo