Por Nacho Palou — 17 de Marzo de 2016

Amos Dudley Liners

El asunto es de esos de no intentes hacer esto en casa. Amos Dudley, un joven estudiante del Instituto Tecnológico de New Jersey, se las apañó para ahorrarse los 8000 dólares que le costaría un tratamiento de ortodoncia con fundas alineadoras — fundas para la dentura que, colocadas en secuencia a lo largo del tiempo, van moviendo y colocando los dientes hasta corregir su orientación o posición.

Lo que hizo Dudley fue sacar un molde de su dentadura y producir un modelo 3D de ella. Modificó el modelo para obtener una versión corregida de su dentadura, con cada diente recolocado usando los mismos principios y procedimientos que usan los ortodonocistas. Produjo varias versiones entre ambos modelos, de tal modo que cada funda movería ligeramente cada pieza y los imprimió todos con plástico transparente usando una impresora 3D.

En total Amos Dudley se gastó 60 dólares en material aunque reconoce que en algún momento temió que el resultado no fuera satisfactorio. Por razones obvias Dudley no atiende las peticiones de fundas que le hacen sus compañeros.

Fuente: CNN.

Relacionado: El dentista imprimirá en minutos la pieza dental que te falta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear