Por @Alvy — 3 de Mayo de 2017

El suizo Christophe Guberan, el Self-Assembly Lab del MIT y el conocido fabricante de muebles Steelcase han colaborado para crear esta tecnología de impresión 3D «líquida» que añade una característica más que interesante respecto a otras ya conocidas: la velocidad.

La impresión 3D se realiza mediante un inyector en un cubo relleno de un gel especial, lo que permite crear objetos más voluminosos fácilmente. Según dicen además se pueden utilizar diversos materiales de impresión y el hecho de que sea bastante más rápido que una impresora 3D convencional («minutos frente a horas») supone toda una ventaja. También dicen que las piezas resultantes «tienen mejor calidad» – aunque es algo difícil de apreciar a simple vista en el en el vídeo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear