Por Nacho Palou — 26 de Noviembre de 2012

Agitados, golpeados, tirados, estrujados, retorcidos, aplastados por un culo falso, expuestos al agua y a otros productos químicos,... toda una variedad de torturas y malos tratos por los que pasan los teléfonos móviles, en este caso modelos de Samsung (vídeo de arriba) y de Nokia (abajo).

Vía Übergizmo, Engadget.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones