Por Nacho Palou — 16 de Febrero de 2015


Imagen: Argodesign

La idea que plantea el estudio de diseño Argodesign (vía Business Insider) consiste en drones «a tamaño real» que, en caso de producirse un accidente —por ejemplo un choque entre vehículos en una carretera apartada— pueden despegar automáticamente, acudir al rescate de los heridos y trasladarlos a un hospital.

En la práctica de entrada esto no difiere mucho de lo que es y hace un helicóptero médico convencional, que igualmente despega y acude a socorrer a los heridos allí donde es necesario y donde es más rápido llegar por aire que por carretera.

La diferencia es la ausencia del piloto, porque el dron igualmente deberá transportar al personal médico para atender a las víctimas y para subirlas al aparato. También su mayor simpleza técnica —aunque está por ver cuál es su autonomía— y menor tamaño se contarían entre sus virtudes teóricas.


Imagen: Argodesign

Según Argodesign, un piloto que es capaz de llevar un helicóptero puede controlar a distancia varios drones, simultáneamente —dado que durante buena parte del vuelo el dron vuela en modo automático mediante GPS.

Cada uno de estos drones costaría más o menos un millón de euros, de modo que otra ventaja es que su coste es más o menos una quinta parte de lo que cuesta un helicóptero médico de verdad. Los costes de mantenimiento y de la hora de vuelo de cada aparato también serían menores, según Argodesign.

Queda por ver cómo encaja un dron ambulancia en la regulación aérea de los drones, que por ahora —al menos en EE UU— prohíbe expresamente el uso de drones para llevar y entregar mercancías, aunque no su uso para tareas agrícolas y de búsqueda y rescate.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear