Por Nacho Palou — 3 de Febrero de 2012

Sea como sea, el robot Quattroped -capaz de convertir sus ruedas en patas en función del terreno y las necesidades de desplazamiento- resulta mucho más simpático cuando rueda. Debe ser por aquello de la teoría del Valle Inexplicable, porque la conversión de las ruedas a patas se antoja en un artilugio inquietante que da casi miedo.

Más en Robot's Magic Wheels Transform Into Legs, vía Make.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear