Por Esther — 6 de Septiembre de 2009

Solardisk.jpg
La NASA ya hace tiempo que explora la viabilidad de las estaciones solares en el espacio.

El Ministerio de Industria y Comercio japonés y la Agencia de exploración aeroespacial del Japón planean lanzar un pequeño satélite equipado con paneles solares en el año 2015 para probar la transmisión de electricidad desde el espacio.

El objetivo final es crear una estación solar espacial, equipada con 4 kilómetros cuadrados de paneles para generar 1 GW.

Un grupo de investigadores de 16 empresas, entre ellas Mitsubishi Heavy Industries, quiere desarrollar en cuatro años la tecnología capaz de enviar la energía solar sin cables en forma de microondas desde el espacio. La idea es tener la estación operativa en la década de 2030, con un presupuesto inicial de 21.000 millones de dólares.

El mayor coste será transportar los paneles solares a 36.000 kilómetros por encima de la superficie terrestre, pero el gobierno japonés quiere reducirlo a su mínima expresión.

La idea no es nueva. La estación espacial internacional fue el segundo objeto más brillante del cielo gracias a sus paneles solares. La NASA ha invertido ya 80 millones de dólares en esfuerzos esporádicos sobre la generación solar espacial y el Instituto Tecnológico de Georgia también lo investiga desde hace tiempo. Por su parte, Spectrolab, filial de Boeing equipa desde hace años con células solares a los satélites.

"Suena como un dibujo animado de ciencia ficción, pero puede ser una importante fuente de energía alternativa a los combustibles fósiles", resume Kensuke Kanekiyo, director general del Instituto de Economía Energética del Japón en declaraciones a Bloomberg.

(Vía Greentechmedia, twitteado por @AltEnergyWebPar.)

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

9 comentarios

#1 — Javier

Tendré que leerlo más detenidamente, pero así "a bote pronto", lo de enviar toda esa energía a la tierra por microondas me suena a achicharrar todo lo que encuentre por el camino ¿no?

#2 — Diego

Isaac Asimov ya lo habia inventado en Yo Robot (El Libro)

#3 — jq

Bien visto Diego. También recuerdo que lo pasaban mal pq el rayo por el que enviaban la energía se les podía desviar y achicharrar todo a su paso

Supongo que lo que piensan hacer es algo más inofensivo, si tiraran un rayo podrían "liarla parda", pero desconozco cómo lo harán a tan larga distancia con una eficiencia asumible: 36.000 km son muchos kilómetros (la tierra tiene unos 40.000km de circunferencia por el ecuador)

#4 — Juan Carlos

como para no acordarse de la central eléctrica de microondas del simcity...

#5 — José L. Castillo

Bueno, en realidad es posible en función de qué longitud de onda se emplee como onda portadora.

Pero el problema gordo no lo veo yo tanto en que la onda portadora fría lo que encuentre a su paso. Más bien, creo que cada entrada debe tener su salida. Si introducimos energía sin su correspondiente extracción, estamos cambiando la temperatura de equilibrio de la Tierra. Calentándola, vamos.

No basta con pensar en entradas, también hay que pensar en salidas. Si no, es como si el Sol brillara más.

Que en el fondo, es lo que ha pasado con el petróleo. Hemos traído Sol del pasado al presente. Y así nos va.

¿No sería más razonable tratar de ajustar nuestro consumo a nuestra disponibilidad de energía? Y ser más generosos con los que menos tienen a base de mejor reparto y austeridad en los que somos ricos (y occidentales).

#6 — nose

No tengo ni idea de casi nada pero y si la energía extra se utiliza en aires a condicionados? No es cachondeo quiero decir que no entiendo eso de que cambie el equilibrio térmico de la atierra el aporte extra de energía.

El resto para mi es mas demagogia.

Gracias.

P.D.: el blog una caña.

#7 — pasaba por aquí

¿Esto del rayo no sale también en un capítulo de futurama?

Jose L., no creo que la solución sea quedarnos todos quietos para "no calentar el planeta". Una fuente de energía alternativa e inagotable merece ser estudiada, y darle algún margen.

#8 — José L. Castillo

@nose y @pasabaporaqui

Pues el problema es que toda fuente de energía genera residuos. Es cosa de la Segunda Ley de la Termodinámica. No se puede evitar. El problema del CO2 no es el CO2 (que también, que produce contaminación química) sino el calor que atrapa. El residuo de verdad de una fuente de energía es el calor.

Por eso, es demasiado optimista pensar en nuevas fuentes de energía sin solucionar el problema de residuos (aunque sean intangibles, como el calor). Toda fuente de energía que se sugiera tiene que llevar su correspondiente plan de residuos.

Y no creo que lo que digo se pueda identificar con quedarnos sentados. No veo ninguna conexión lógica entre mejorar la eficiencia de lo que tenemos, reduciendo los residuos (que son excesivos) y quedarnos sentados. No he dicho quedarnos sentados, sino procurar ajustarnos a las entradas de energía que tenemos (que están lejos, muy lejos, de ser explotadas).

Está bien investigar alternativas, claro. Siempre está bien la I+D+d. Pero en este caso es una línea colateral. Lo gordo está en otro sitio.

Y en ser austeros. Eso sí que lo digo. Se puede vivir igual de bien con menos energía.Y hay todavía para repartir.

Perdón por el rollo. :)

#9 — polocho

espero que lo lancen encima de murcia +sombra +fresquito y +energia

un saludo.