Por Nacho Palou — 6 de Noviembre de 2013

Ah, robots. Son como niños, hay que explicárselo todo,

Cornell Researchers Help Robot Unlearn Stabby Motions With A Human Trainer — El domador indica que acercar tanto un cuchillo es peligroso y el robot inicia un proceso de ensayo y error para mover el cuchillo de forma que no suponga un riesgo, proponiendo tres trayectorias y aprendiendo a partir de ellas qué parte del cuchillo es peligrosa y cuál es la forma más segura de cogerlo y moverlo.

El aprendizaje no se limita a cambiar la trayectoria y el robot posteriormente puede aplicar las preferencias de trayectorias aprendidas para distintos objetos aunque cambie de posición y de entorno, según se explica en Beyond Geometric Path Planning: Learning Context-Driven Preferences.

Visto así parece fácil enseñarle a hacer lo contrario.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear