Por Nacho Palou — 16 de Diciembre de 2009

Gali me pasó el enlace a la página de la memoria USB IronKey, cuyo fabricante asegura es la más segura del mundo. No sé si es la más segura o no, pero sus características son bastante impresionantes –al menos las que se entienden–, propias de películas de espías (de esas en las que cuando sale algo como esto no resulta creíble).

Por supuesto, que sea físicamente resistente (y capaz de sobrevivir a un ciclo completo en la lavadora) es lo de menos. Además, y siempre según el fabricante, si se intenta forzar, romper o abrir los chips de memoria internos se destruyen; si la memoria detecta que está siendo forzada o que se encuentra en un entorno hostil o bajo algún tipo de ataque, se autodestruye, eliminando todo el contenido con un proceso de borrado que sigue la recomendación de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad, de los EE UU) para el borrado de datos seguro (si tienes un Mac, tienes una opción parecida en el borrado de la aplicación Utilidad de Discos).

Además dispone de encriptación por hardware (AES-256 bit), doble contraseña para protección del contenido, protección contra la intrusión de virus y malware, capacidad de establecer una VPN para navegación privada y segura en cualquier ordenador –si hace falta, a través de un teclado virtual propio en pantalla para evitar teclear en un ordenador en el que no se confía, evitando así técnicas como la de registrar las teclas que se pulsan.

La memoria continuamente verifica su contenido para evitar alteraciones no autorizadas y, en caso de haberlas, lo restaura al modo original; también se puede gestionar remotamente vía internet para dar permisos a usuarios, revocarlos (modo empleado cesado) e, incluso, inutilizar su contenido en caso de robo o pérdida.

Todo muy jackbaueriano, ciertamente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear