Por @Alvy — 7 de Febrero de 2018

Esto es más antiguo que el fax, más antiguo que Internet y más antiguo que los ordenadores. Se trata de un vídeo de hace unos años que muestra una conexión vía módem entre dos Teletipos Modelo 37 (1968), usando una línea telefónica analógica y un teléfono rotatorio (de disco) en el que había que marcar el número a mano. Y no había pantalla: todo quedaba impreso. Hoy en día se ve primitivo, pero era muy funcional.

La comunicación del vídeo se estableció entre el Living Computer Museum y el Connections Museum, ambos separados unos 5 km en (Seattle, EE.UU.) empleando unos Datáfonos 103 de Bell, que pueden verse hacia el final del vídeo (~08:10). Normalmente estas comunicaciones funcionaban a nivel nacional o internacional con bastante fiabilidad – aunque todo dependía un poco de la velocidad, que podía regularse.

En ambos museos quedó un registro en papel continuo de la conexión, que duró cuatro horas: básicamente comandos técnicos, una sesión de chat y un montón de envíos de arte ASCII – lo más parecido a las imágenes (o los emojis) de la época.

La conexión se realizó a 150 baudios (equivalentes en este caso a «bits por segundo», aunque no siempre es necesariamente así). Si hoy en día tienes en casa una buena conexión de fibra óptica de «300 megas» eso son 300.000.000 bits por segundo de transmisión: unos dos millones de veces más capacidad que el viejo teletipo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear