Por @Wicho — 7 de Febrero de 2018

El aterrizaje casi sincronizado de los dos propulsores laterales del primer Falcon Heavy de la historia se acaba de hacer un hueco en la colección de imágenes históricas de la era espacial.

Y es que tras varios años de retraso –y unas pocas horas más debidas a vientos en altura demasiado fuertes– SpaceX ha conseguido por fin lanzar el primer Falcon Heavy, que es ya oficialmente el cohete en servicio más potente del mundo.

Es cierto que el cuerpo central del cohete se ha perdido, al parecer porque se quedó sin consumibles para encender dos de los tres motores que necesitaba para aterrizar en el Of Course I Still Love You, con lo que se dio contra el agua a casi 500 kilómetros por hora. Pero esto es fácil de solucionar en futuros lanzamientos.

Starman en su coche

Un coche con vistas
Ay, ese Don't Panic! :)

En cualquier caso recuperar las primeras etapas es un extra bonus en los lanzamientos de SpaceX, y ha conseguido dos de tres, lo que tampoco está nada mal. Y no hay que olvidar que el objetivo de cualquier cohete es poner su carga útil en órbita y en este caso el objetivo –aunque la carga en realidad no sea muy útil– se ha cumplido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


El libro del día del juicio final

EUR 7,59

Comprar


The Facebook Effect: The Inside Story of the Company That Is Connecting the World

EUR 10,05

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección