Por @Wicho — 23 de Mayo de 2016

Shimon es un robot diseñado en el laboratorio de Gil Weinberg, del Centro de Tecnología Musical del Instituto de Tecnología de Georgia, que dotado de programas de aprendizaje a los que se les ha enseñado teoría musical y distintos estilos musicales es capaz de acompañar a un humano a la hora de hacer improvisaciones. Pero además, como tiene cuatro brazos, es capaz de tocar cosas que un humano jamás podría.

El equipo de Weinberg presentó también una prótesis diseñada para Jason Barnes, un baterista que perdió parte de su brazo derecho, que le permite tocar casi como si tuviera tres brazos controlando los movimientos de esta con los músculos de su bicep:

Intrigante intersección de tecnología y creatividad.

(Quartz vía Pepe Cervera).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear