Por Nacho Palou — 19 de Febrero de 2015

La idea detrás del proyecto Cord UIs del MIT es «explorar qué posibilidades ofrecen los cables como interfaces táctiles». Al fin y al cabo muchos aparatos tienen cables que no sirven para nada más que conectar a unos con otros o para suministrar electricidad que los hace funcionar.

Los «cables aumentados» son un primer resultado tangible del proyecto: cuando se manipulan, permite cambiar la información que pasa por ellos y el funcionamiento de los dispositivos a los que están conectados.

Igual que sucede con el agua que corre por el interior de una manguera, una lámpara puede apagarse si se hace un nudo en el cable que lo conecta a la red eléctrica gracias a un sensor dentro del cable que detecta que se ha hecho un nudo; otro cable cortará el paso de la electricidad cuando se pisa o cuando se aplasta.


Este cable detecta que estás tirando de él y el ordenador expulsa el disco duro de forma segura.

Más práctico incluso es el ejemplo del disco duro externo, que envía al ordenador el comando para expulsar el disco de forma cuando cuando detecta que se tira del cable; de ese modo aunque realmente el usuario desconecte el disco duro de esa (mala) manera, la expulsión del disco duro será la correcta.

Los cinco prototipos de cables aumentados desarrollados hasta el momento, que se pueden ver en acción en el vídeo de arriba, permiten interactuar con dispositivos de diferente manera, por ejemplo:

Cables-Aumentados-Mit-Tangible-Group
a) Un nudo apaga la lámpara. b) una pinza pone el ordenador en reposo. c) apretar el cable pone en silencio la música. d) retorcer el cable corta el paso de la electricidad. e) cuando se tirar del cable se expulsa la unidad. | Imagen: Cord UIs Tangible Media Group.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear