Por @Alvy — 14 de Junio de 2018

Este vídeo de Strange Parts es una larga, completa y detallada visita guiada a JLCPCB uno de los fabricantes de placas de circuitos impresos (PCBs) más grandes de China. Allí se fabrican placas principalmente para prototipos, en un proceso completo que puede requerir tan solo 24 horas desde el diseño original.

Las placas de circuito impreso (PCB) están compuestas de fibra de vidrio que normalmente lleva un baño de cobre para conducir la electricidad a ambos lados, en una especie de «sandwich». Los más viejos del lugar recordarán cuando se fabricaban en casa: baquelita, rotuladores Edding y aguafuerte – tecnología primitiva donde las haya para crear circuitos electrónico. Curiosamente ese «método» no ha cambiado demasiado aunque los materiales ahora son mejores, se pueden usar placas multi-capa y el diseño se hace en ordenador con un software especial –para pasar luego un proceso fotográfico– con máquinas más rápidas y elegantes.

Me pareció curioso ver por ejemplo cómo las placas una vez fotografiadas y procesadas son comprobadas con un escáner robótico [~15:00 en el vídeo] que toma imágenes de distintas zonas para asegurarse de que los circuitos coinciden con el diseño original.

Flying Poke

Una vez preparadas las placas se pasa a las máquinas de serigrafía, soldadura y tratamiento: hornos y aparatos que preparan las placas adecuadamente para que luego resulte más fácil soldar los componentes. Por lo general las placas salen unidas (varias de pequeño tamaño en un panel grande) y hay un último paso opcional que es separarlas; esto depende del cliente que puede quererlas todas juntas o separadas según le resulte más fácil luego insertar los componentes con su maquinaria. (Eso se hace en otra fábrica).

Antes de que todo termine otra máquina llamada flying poke comprueba que las conexiones eléctricas sean correctas: básicamente va insertando una varilla en agujeros aleatorios de la placa y comprobando si hay conexión donde debería haberla o cortocircuito donde no (en función del diseño original). Si se supera esta prueba de calidad satisfactoriamente la placa está lista.

El último paso es embalar todas las placas fabricadas en plástico y cajas y con eso ya están «listas para servir». Los clientes europeos o americanos pueden recibir las placas fabricadas en las afueras de Shenzhen (China) en unas 72 horas a través de un servicio de mensajería. Así de rápido es como nacen los gadgets.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear