Por @Wicho — 27 de Abril de 2015

No sé si esto es del departamento de «cómo no se le ocurrió a nadie antes» o si llevan años dándole vueltas al asunto y esta es la primera vez que les funciona, pero lo que puede hacer el Baltika para abrir canales de navegación en el hielo más anchos que su manga parece obvio: abrirlos de lado.

El casco del Baltika es asimétrico y está diseñado para poder subirse al hielo y romperlo con su peso, como otros rompehielos, pero en este caso puede hacerlo en un ángulo de 30 grados respecto al sentido de la marcha, por lo que aunque el ancho del Baltika es de 20 metros es capaz de abrir canales de 50 metros de ancho para buques mayores que él.

El Baltika en acción

Tiene tres impulsores en la parte inferior que giran 360 grados para poder moverse con más agilidad y un sistema de tanques de lastrado que le permiten modificar su centro de gravedad según las necesidades del momento.

Tal y como se puede leer en Russia’s Oblique Icebreaker “Baltika” Tested in Arctic Ice el Baltika ha terminado recientemente sus pruebas de mar, y pronto entrará en activo con el ministerio de transportes ruso, que es quien lo ha encargado a Aker Arctic Technology, una empresa finlandesa especializada en embarcaciones para operar en el Ártico.

Aparte de como rompehielos puede funcionar como base para operaciones de rescate gracias a su helipuerto y como ayuda para la recogida de vertidos gracias a una abertura que tiene en su lateral conectada a un mecanismo de separación de agua y combustible.

(Vía @retiario).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear