Por Nacho Palou — 6 de Diciembre de 2016

Un buen momento para recordar este anuncio de IBM de hace ya unos cuantos años (diez o más, pasaremos por alto la calidad del vídeo) que se titula Supermarket y que muestra un proceso de compra en tienda en el que no hay que pasar por caja.

En este caso los chips RFID colocados en las etiquetas de los productos identifican cada uno de los artículos que se desean adquirir y el proceso de compra se completa al salir de la tienda. En ese momento un lector de radiofrecuencia capta las señales de radio de los chips RFID (los rayos de luz son una licencia estilística) para conocer qué productos se llevan y en qué cantidad, y proceder al cobro.

Los chips RFID se utilizan desde hace años en muchos comercios, normalmente como medida antirrobo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear