Por Nacho Palou — 14 de Septiembre de 2011


El Motorola Xoom con Android 3.1 es una de las mejores opciones de tablet con sistema operativo de Google. Puede que la mejor.

Después de probar el Xoom, el tablet Android de Motorola, entiendo que sea la favorita de Google -la que utiliza en las presentaciones y la que se llevó a casa en un arrebato de compra compulsiva junto con el resto de la división Mobility del fabricante de Illinois.

Al menos en lo que a hardware se refiere.

Internamente utiliza un procesador de doble núcleo (Nvidia Tegra 2 a 1 GHz), 1 GB de RAM y 32 GB para almacenamiento. La pantalla mide 10.1 pulgadas y tiene una resolución de 1280 x 800 píxeles. Dispone de ranura para SIM de tamaño convencional para conexión 3G.


Desde la izquierda: conector para el cargador -propietario, no USB-, conector para la base (opcional), micro USB y puerto mini HDMI.

El Motorola Xoom utiliza la misma versión del sistema operativo Android Honeycomb que los tablets de LG Optimus Pad y Samsung Galaxy Tab, por citar modelos que tenido ocasión de probar.

En el caso de la de Motorola se trata de la versión 3.1. Una actualización menor que apenas resuelve los numerosos defectos -de funcionamiento y funcionalidad, consideraciones estéticas aparte- del sistema operativo de Google para tablets.

Sin embargo, externamente la Motorola Xoom resulta muy superior en cuanto a calidad y acabado. Muy en parte por el uso de un cuerpo metálico, de aluminio, en oposición a las orgías plásticas de otros modelos, como los antes mencionados. Es el único que, aún resultando más grueso y pesado que un iPad 2 (pero muy similar al iPad original) se asemeja más a éste en cuanto a calidad al tacto.


La cámara de 5 Mpx a la izquierda, doble flash LED, altavoz y micrófono y botón de encendido y desbloqueo, que resulta un poco escondido.

Un defecto del Motorola Xoom se debe a la ubicación del botón de encendido, que es también el que sirve para desbloquear el aparato. Se sitúa en la parte posterior, junto a la cámara de 5 Mpx con doble flash y grabación de vídeo HD. Resulta excesivamente disimulado provocando que no sea evidente encontrarlo en un principio.

También padece el problema -visto en otros modelos influenciados por el iPad original- que supone la parte posterior con forma curva, muy ligera en el Xoom, que hace un poco incómodo su utilización cuando está sitúa sobre una superficie plana, como una mesa.

Y eterno "pero", habitual en los tablets Android -excepto el de HTC por utilizar una versión Android 2.x-, culpa de Google y del fabricante de turno a partes iguales por pasar por el aro: el puerto USB no permite cargar la batería, por lo que requiere un cargador específico a parte. ¡Con lo cómodo que resulta poder cargar un dispositivo con cualquier cargador o puerto USB!

Aunque el Xoom está pensado para su uso principalmente en horizontal -por la ubicación de la cámara frontal y situación del logotipo- el hecho de que se trate de una pantalla en formato 16:9 perjudica la disponibilidad de espacio vertical, lo que se nota especialmente a la hora de navegar por la web o leer un documento, por ejemplo. En estos casos es mejor girarla y utilizarla en vertical. La pérdida de ancho resulta más llevadera.

El funcionamiento general es sobresaliente en cuanto a rendimiento y velocidad -el navegador web calca prácticamente las cifras de rendimiento del iPad 2 en el SunSpider JavaScript Benchmark-, y el interfaz gráfico se mueve con fluidez y soltura.

La calidad de la imagen es muy buena, con una nitidez y contraste excelentes. También lo es la duración de la batería, sobre todo cuando está en reposo. La unidad probada se pasó un montón de días en su caja y el indicador de carga apenas se movió.

El precio del Motorola Xoom es de 499€.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear