Por @Wicho — 6 de Diciembre de 2012

Por ahora aún necesita estar conectado por un cable a una unidad de control y sólo es capaz de activar o desactivar una única imagen, pero no es descabellado pensar que en el futuro este LCD curvado pueda recibir la alimentación y las señales de control de forma inalámbrica y que se puedan activar y desactivar los pixeles individualmente.

De esa forma podría servir tanto para actuar como una especie de iris artificial para controlar la cantidad de luz que entra en un ojo en el caso de un iris dañado…

O más allá en el futuro para convertirse en un dispositivo de realidad aumentada que ríete tú de las gafas de Google.

Se trata de un desarrollo del Centro de Tecnología de Microsistemas de la Universidad de Gante.

(Vía Phys.org).

Compartir en Facebook  Tuitear