Por @Alvy — 27 de Diciembre de 2015

El ArcaBoard es una forma de solucionar el tema de los hoverboards «voladores» por fuerza bruta. Si tiene que volar, se fabrica para que vuele: eso sí, necesita 36 superventiladores y una potencia de 272 CV para levantar el peso de una persona (hasta 110 kg), aunque lo consigue sin problema. El resto del aparato son sistemas para mantenerlo nivelado y –suponemos– que no se vaya volando por ahí sino más bien cerca del suelo.

Eso sí, todo son risas hasta que se mira la etiqueta del precio: 19 900 dólares la unidad. Precio por el que te puedes comprar uno o dos coches y llegar bastante más lejos, más seguro y más rápido. Y con más maniobrabilidad que subido a una pieza de Lego gigante (el propio ArcaBoard pesa 82 kg, ¡ouch!) que apenas se levanta 30 cm sobre el suelo desplazándose a 20 km/h.

Y después de pagar todo eso y subirte en un trasto gigantesco, ¿hasta dónde puedes llegar? Pues tampoco muy lejos, la verdad: la duración máxima de las baterías es de 6 minutos, así que apenas puedes recorrer 2 km. Eso sí, se puede usar un pack de ampliación para alargar la carga hasta media hora.

Quizá para montar algún espectáculo o competición acerca de formas de transporte raras sea divertido, pero práctico no parece mucho – y eso que llevan 17 años desarrollándolo. Pero la verdad: le ponemos un diez en originalidad por el concepto, aunque en el resto de categorías me temo que no puntúa muy alto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones