Por Nacho Palou — 10 de Febrero de 2015

Se llama Spot y es una versión mejorada, más pequeña, más ligera y también más ágil, del anterior modelo conocido como WildCat —y de paso, recuerda menos a un ciclomotor trucado, aunque funciona también con un motor de gasolina.

A diferencia del humanoide Atlas el pequeño Spot tiene cuatro patas y resulta en algo parecido a un cruce entre una avestruz y una cabra; es capaz de caminar caminar y de correr por diferentes terrenos, incluso subir y baja escaleras.

El hecho de que Spot no tenga cabeza añade un poco de repelús al pobre robot, y hace que sea imposible mirarlo sin acordarse de Mike, el pollo que vivió sin cabeza (más o menos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear