Por Nacho Palou — 10 de Febrero de 2015

Se llama Spot y es una versión mejorada, más pequeña, más ligera y también más ágil, del anterior modelo conocido como WildCat —y de paso, recuerda menos a un ciclomotor trucado, aunque funciona también con un motor de gasolina.

A diferencia del humanoide Atlas el pequeño Spot tiene cuatro patas y resulta en algo parecido a un cruce entre una avestruz y una cabra; es capaz de caminar caminar y de correr por diferentes terrenos, incluso subir y baja escaleras.

El hecho de que Spot no tenga cabeza añade un poco de repelús al pobre robot, y hace que sea imposible mirarlo sin acordarse de Mike, el pollo que vivió sin cabeza (más o menos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones