Por @Alvy — 28 de Diciembre de 2011

Disquetes-1

Este artículo se publicó originalmente en Cooking Ideas, un blog de Vodafone donde colaboramos semanalmente con el objetivo de crear historias que «alimenten la mente de ideas».

¡Ah, el paso del tiempo! Si hay algo que «lo lleva mal» con la caída de cada hoja del calendario es el mundillo de la tecnología. Hace poco oí una definición estupenda del término «tecnología», que venía a decir que era algo así como «todo aquello que se inventa a partir del momento en que naces». Así que para cada persona lo que es tecnología y lo que es simplemente pre-tecnología o historia son cosas diferentes. Para nadie casi la rueda es tecnología; para unos los teléfonos móviles lo son porque supusieron una novedad en algún momento y para otros siempre han existido.

Y claro, lo que sucede es que va pasando el tiempo, va pasando el tiempo y los niños y jóvenes que te rodean han nacido hace relativamente poco. Así que cualquier día te encuentras con situaciones tan directas y aplastantes como esta:

Genis-Disquetes-1

Si el disquete original de 8“ lo inventó IBM allá por 1969 es cierto que los cuarentones+ podemos considerarlo «tecnología» según la definición de que hemos hablado. El disquete de 5,25” llegó en 1976 y fue el que muchos pioneros de la «informática casera» conocieron como novedad en los 80. Finalmente el popular (y no tan «flexible») disquete de 3,5“ llegó allá por 1983, después de que Naranjito nos dejara. Eso quiere decir que para cualquiera que a día de hoy tenga entre 0 y 27 años el disquete simplemente no es tecnología, pues se inventó antes de su nacimiento y «ha existido desde siempre».

En 1998, Apple –que había innovado tradicionalmente incorporando los nuevos tipos de unidades de almacenamiento en sus equipos antes que nadie– mató el disquete en favor de la unidad de CD-ROM. Fue con los primeros iMac. En aquel momento fue un movimiento criticado y en cierto modo incomprensible, porque los primeros modelos no permitían grabar en los CD-ROM, de modo que había que usar una unidad de disquetes externa, una memoria USB (un tipo de puerto que también era «novedad» en esos equipos) o pasar los datos a través de la red o el correo electrónico.

Si todo aquello fue en 1998 quiere decir que cualquiera que hoy en día tenga menos de 13 años ha vivido en una época en que los disquetes estaban ya oficialmente muertos. Sin embargo, el icono del disquete sigue usándose en muchos sistemas operativos y aplicaciones como sinónimo de «guardar». Los niños pulsan el icono de ese chisme raro sin haber tocado ni visto uno en su vida.

Otros iconos clásicos incluyen llaves, candados, relojes analógicos, carpetas y lupas, que en mayor o menor medida siguen existiendo. El cubo de basura metálico evolucionó en algunos sistemas a la «papelera de reciclaje», una curiosa variación. Tal vez las flechas sean el ejemplo más primitivo todavía en uso en las interfaces visuales.

La mayor parte de los niños de hoy en día no conocen el concepto «rebobinar». Si han tenido suerte alguno de sus juguetes tal vez era de cuerda y puede que asocien que esa acción de «dar vueltas para volver a empezar y que todo funcione» tenga algo que ver con las viejas cintas de casete, vídeo o las películas de Súper 8. Raro sería que tuvieran un reloj analógico al que haya que darle cuerda pero bueno, las retro-modas van y vienen, así que…

¿Qué tal un repaso rápido a otros personajes ver qué tal andan? Algunos de los mencionados y otros provienen de esta larga lista «retro» que directamente te deja literalmente hecho polvo, y a la que he añadido alguno más.

Bill Gates dejó de ser consejero delegado de Microsoft hace más de una década (en 2000). El que para muchos encarnaba el Mal en el mundo de la tecnología ahora es casi un entrañable recuerdo de tiempos mejores, alguien tan generoso con los fondos de su Fundación que… ¿quién pensaría que en otros tiempos era algo así como el Darth Vader del mundo de la tecnología?

Napster revolucionó el mundo de la música con algo llamado «P2P», pero eso fue hace más de una década. Nació hace 11 años, en 1999, tuvo una breve pero intensa vida de un par de años, se metió en problemas legales y murió miserablemente: acabó declarando bancarrota y vendiendo sus activos años después. En su lugar ahora hay… tienda de música muy legal.

Y, para el final, mi favorita: Los Simpson no dejan de ser divertidos cada vez que estrenan un nuevo episodio, pero incluso para los veinteañeros «han existido desde siempre». Actualmente llevan 22 años en pantalla y la lista de episodios es tan larga (486) que multiplicados por el número de repeticiones que nos han ofrecido las televisiones es el valor matemático más cercano al infinito que se conoce.

{Foto: Colors (CC) Pedro Cardoso @ Flickr}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear