Por @Alvy — 31 de Octubre de 2013

Este robot llamado Gimball procedente de la EPFL utiliza la idea del mecanismo de suspensión cardán que se emplea en los giróscopos para mantenerse estable. Además de eso le gusta el «contacto» y con su ligereza prefiere ir «tocando» los sitios por los que se mueve como forma de mapear mejor el entorno.

Dicen sus inventores que está pensado para trabajar en «entornos extremadamente caóticos», así que seguro que no tendría problemas en pasarse por las mesas de trabajo y las habitaciones de muchos que yo conozco, je, je…

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear