Por @Wicho — 13 de Febrero de 2006

En un mundo cada vez más lleno de gadgets que funcionan con baterías es sorprendente lo poco que han avanzado estas técnicamente desde su invención hace dos siglos por parte de Alessandro Volta.

La única alternativa medianamente viable las baterías químicas tradicionales es la de los súpercondensadores, unos dispositivos que se vienen usando desde hace unos 40 años y que presentan bastantes ventajas respecto a las baterías tradicionales, pero que tienen el serio problema de que para obtener la misma capacidad de almacenamiento que las estas ocupan aproximadamente 25 veces más, lo que hace inviables para el uso de dispositivos portátiles, salvo en casos muy concretos como el del reloj Seiko Kinetic, que incorpora uno.

Sin embargo, un reciente desarrollo que utiliza electrodos de nanotubos de carbono promete igualar la densidad de almacenamiento de los súpercondensadores con el de las baterías, con lo que en un futuro no muy lejano podríamos tener una fuente de alimentación más duradera, de más potencia, más ligera, y menos contaminante para nuestros gadgets.

Hay información más detallada en Científicos anuncian revolución en almacenamiento de energía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear