Por @Alvy — 8 de Diciembre de 2005

Esta noticia me ha gustado:

Batería flexible de 0.3 mm de espesor Prepárate para disponer de cacharros que sean tan delgados como los diseñadores quieran pues el grosor de la batería ya no será ningún impedimento. Al menos con estas que el fabricante NEC ha desarrollado y que además de ser de un grosor de tan solo 3 mm, son flexibles y atención, se cargan en 30 segundos. De momento, por la nota de prensa de nec, poco más se sabe, pero abre una gran vía de desarrollo de nuevos dispositivos a los diseñadores de los mismos. (Vía Akihabara.)
Uno de los grandes problemas de los geek en la actualidad, y en realidad de cualquier usuario de caharritos es precisamente el de las baterías: se agotan, son pesadas, son caras, tardan mucho en recargarse.

Es increíble lo que la falta de avance en la tencología de algo tan básico como las baterías está frenando otros campos tecnológicos, y que casi todos los dispositivos sufran esa esclavitud, pero si lo piensas un poco, realmente es así.

Hace casi cinco años se empezó a hablar de baterías como esta que se anuncia ahora. Ideas sobre baterías que podrías llevar a todas partes. No es importante el tema del tamaño o la delgadez, si quieres una batería es para que dure, para tener energía cuando no hay un enchufe a mano.

Una idea genial era que hay algunos «objetos» en los que esconder baterías porque todo el mundo los lleva a todas partes: la ropa. Zapatos y cinturones serían lugares ideales para ocultar cómodamente baterías si éstas pudieran ser como la que ahora ha anunciado NEC. Si lo piensas, siempre llevas zapatos y cinturón encima y nunca te molestan demasiado, además de pasar desapercibidos totalmente (las chicas tal vez opinen un poco diferente). Los cinturones ofrecen bastante superficie, no reciben golpes, son baratos y su diseño es más o menos indiferente - parecen la solución ideal para ocultar en ellos una batería.

Sería genial poder ver una batería de estas en forma de cinturón, que te permitiera usar el portátil tal vez 8 ó 16 horas con un discreto cable extensible que saliera de tu cintura. Idealmente esa batería también serviría para el móvil o la cámara de fotos y cualquier otro dispositivo, algo adaptable a modo de batería universal. Luego bastaría llegar a cualquier sitio, enchufarse y «recargar» el cinturón. Creo que un montón de gente pagaría por un cinturón energético y mágico como ese. Siempre que lo pienso me suena al típico «el que invente esto se forra» (por lo que se ve, a lo mejor va a ser NEC). Parece como una solución a un problema universal: a todo el mundo se le acaban las baterías en un momento u otro, pero todo el mundo usa cinturón y zapatos y podría llevar baterías flexibles ahí. Además seguro que con dos o tres diseños básicos sería más que suficiente para contentar a todos.

(Vía Xataka.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo