Por @Alvy — 23 de Noviembre de 2011

Lo del platanófono se ve hacia el minuto 1:20 más o menos (o se intuye, más bien)… pero ahí no acaba la historia: todo esto forma parte de un proyecto mayor llamado computación invocada en la que mediante cámaras de alta velocidad, sensores estilo Kinect y proyectores se dota a los objetos de «propiedades tecnológicas» aunque sean meros trastos inanimados.

En este curioso mundo futuro las cajas de pizza vacía se convierten en reproductores de vídeo y gracias a unos emisores de sonido direcciones se puede conseguir que el sonido del teléfono parezca provenir de un plátano. Basta hacer un gesto con la mano para que el equipo interprete que un plátano va a comportarse como un iPhone, ¡más barato que pasar por la Apple Store!

Este avance de la Universidad de Tokio es un paso más para hacer realidad los famosos conceptos que vemos en los vídeos de las grandes marcas [ver lista abajo] pero esta vez ya como algo bastante más «tangible».

En esta aplicación concreta la ventaja es que después de colgar la llamada te puede… ¡ñam! zampar la banana.

(Vía Popular Science.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear