Por @Alvy — 20 de Abril de 2016

Las demos de Magic Leap, una compañía que ya ha «levantado» chorrocientos millones de dólares durante el comienzo de su singladura son siempre espectaculares, y este reciente ejemplo no podía ser menos.

En Magic Leap juran una y otra vez que las imágenes están «grabadas directamente» y «sin efectos especiales». El poderoso efecto visual proviene de la tecnología médica, mediante una fibra óptica que proyecta fotones hacia los ojos, por lo que la montura no es un artilugio de esos grandes y molestos tipo HoloLens o Oculus Rift, sino que es «ligera y mínima».

Todo esto, combinado con la captura de movimientos y un tiempo de respuesta mínimo consigue una integración entre las imágenes reales y las generadas por el sistema de realidad aumentada absolutamente realista.

Ya están tardando en ponerlas a la venta. Si el software y las posibilidades de desarrollo acompañan, se las van a quitar de las manos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear