Por Nacho Palou — 19 de Febrero de 2015

Este proyecto del Self-Assembly Lab del MIT investiga el ensamblaje autónomo de objetos e incluso de mobiliario, aunque sea a escala. Y sin necesidad de la #&%@√! llave Allen.

En este exprimento se dejan caer en un tanque con agua en movimiento varias piezas. Cada una de esa piezas es un componente único respecto a los demás, y cada una de ellos tiene información exacta sobre cuál debe ser su posición en el montaje final. El vídeo se grabó a lo largo de siete horas tras las cuales se completó el montaje de la silla.

El procesado de montaje y desmontaje autónomo de las diferentes piezas no deja de repetirse hasta que el objeto “sabe” que ya es una silla y que por tanto el ensamblado es correcto — más o menos lo mismo que nos sucede a todos cuando montamos un mueble. Es verdad que tal vez siete horas para montar una silla son muchas, pero, hey, ésta silla no ha quedado coja.

Vía Kill Screen.

Relacionado: Impresión 4D: objetos impresos en 3D que cambian de forma por sí mismos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear