Por Nacho Palou — 19 de Febrero de 2015

Este proyecto del Self-Assembly Lab del MIT investiga el ensamblaje autónomo de objetos e incluso de mobiliario, aunque sea a escala. Y sin necesidad de la #&%@√! llave Allen.

En este exprimento se dejan caer en un tanque con agua en movimiento varias piezas. Cada una de esa piezas es un componente único respecto a los demás, y cada una de ellos tiene información exacta sobre cuál debe ser su posición en el montaje final. El vídeo se grabó a lo largo de siete horas tras las cuales se completó el montaje de la silla.

El procesado de montaje y desmontaje autónomo de las diferentes piezas no deja de repetirse hasta que el objeto “sabe” que ya es una silla y que por tanto el ensamblado es correcto — más o menos lo mismo que nos sucede a todos cuando montamos un mueble. Es verdad que tal vez siete horas para montar una silla son muchas, pero, hey, ésta silla no ha quedado coja.

Vía Kill Screen.

Relacionado: Impresión 4D: objetos impresos en 3D que cambian de forma por sí mismos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones