Por Nacho Palou — 12 de Enero de 2010

sony-ericsson-xperia-x10.jpg

El Xperia X10 es el primer teléfono Android de Sony Ericsson. Me llamó la atención desde que se presentó en noviembre del pasado año y estaba deseando probarlo, oportunidad que he tenido ahora gracias al equipo de comunicación de Sony Ericsson España.

Lamentablemente, en conjunto, este teléfono me ha decepcionado bastante.

En vivo, en la mano, el móvil no defrauda respecto a lo visto en fotos: tiene un buen tamaño (pantalla de 4 pulgadas) y es agradable de coger gracias sobre todo al acabado suave tipo goma de la tapa posterior, que ocupa el total de la superficie trasera y aloja una cámara de 8,1 megapíxeles.

Sin embargo el interfaz UX (también conocido como Rachael) es caótico e inconsistente. Después de cuatro días con él me sigue sorprendiendo lo mal que está hecho.

Hardware

el X10 resultará físicamente atractivo a aquellos que gusten de teléfonos móviles de buen tamaño. Comparativamente es algo más grande que un iPhone (que para muchos ya resulta grande) aunque el peso es prácticamente el mismo, unos 135 gramos. El generoso tamaño del X10 se debe a su planteamiento multimedia y versátil, un cruce entre teléfono, videoconsola, reproductor multimedia y ordenador de mano. De hecho por tamaño se queda justo por debajo de modelos de la categoría tablet o smartbook que se podrán ver en los próximos meses, como el Dell Mini 5, por ejemplo.

_MG_2022.jpg

Internamente el teléfono se mueve con un procesador Snapdragon a 1 GHz, que es esencialmente el mismo que llevan el Nexus One de Google y otros teléfonos de gama alta. Sin embargo, incomprensiblemente, el X10 aún utiliza la versión 1.6 de Android y no la más reciente 2.1 ya vista precisamente en el de Google y en el Motorola Droid / Milestone, ambos coetáneos de éste.

La pantalla de 4 pulgadas, TFT capacitiva (sensible al tacto, no hay que presionar) tiene una resolución de 480 x 854 píxels, por lo que puede reproducir vídeo con calidad de DVD. La pantalla es sin duda -por tamaño y resolución- la gran protagonista en el Xperia X10. Su tecnología táctil es muy buena, aunque no llega a ser tan precisa y sensible al tacto como las que montan los iPhone y iPod Touch, que de momento son insuperables en este aspecto.

Debajo de la pantalla hay tres botones habituales en los androides: menú, home y volver, aunque su tamaño es demasiado pequeño como para que resulten cómodos de pulsar.

En los laterales hay un botón para activar la cámara (8,1 megapíxeles, con flash), el control de volumen, el encendido, un conector para auriculares (3,5 mm, estándar) y un micro USB para carga y conexión de datos.

Android 1.6 e interfaz UX

Como comentaba un poco más arriba, la versión Android es la 1.6. Sony Ericsson ha desarrollado para ésta una personalización estética (como ya hacen HTC y Motorola) denominada UX que es lo que ha resultado ser más decepcionante de todo el teléfono y que se puede describir en una sola palabra: inconsistente.

El aspecto un poco new age del interfaz puede resultar poco serio para un teléfono de su categoría pero aunque para gustos, colores, lo que no es subjetivo es que UX está muy poco cuidado.

Por ejemplo, UX contiene dos universos principales, denominados Mediascape y Timescape. El primero de ellos aúna todos los contenidos multimedia del teléfono (vídeos, música, fotos) creando una biblioteca de acceso rápido a los contenidos.

Timescape por su parte es un contenedor para todo lo que tenga que ver con las relaciones personales y comunicación con los contactos: mensajes, llamadas, redes sociales (Twitter, Facebook, correo electrónico,...).


Representación visual de la música en Mediascape (izqda.) y en Timescape. Los iconos ni siquiera son parecidos.

Aunque ambos universos son parte del mismo teléfono -y hasta se comunican entre sí- es evidente que cada uno es de su padre y de su madre.

boton-xperia-x10.jpgDesde un perspectiva global no tienen nada que ver los iconos de las aplicaciones con los iconos que aparecen en el Timescape y éstos a su vez con los que utiliza el Mediascape. La diferencia es tal que en uno los elementos se muestran apilados en un efecto 3D, mientras en el otro se muestran como un mural plano, bidimensional.

Definitivamente la interfaz necesita urgentemente una revisión, tanto estética -hay elementos visualmente poco coherentes entre sí o descolocados- como de estilo y traducción, ya que mezcla textos en inglés y en español.

Sirvan un par de ejemplos,

interfaz-xperia-x10-1.jpg

interfaz-xperia-x10-2.jpg

Lo mismo que sucede con los Walkman de Sony, los controles multimedia de Rachael -tanto del reproductor de vídeo como del de música- son algo pobres y tan mal diseñados que incluso es difícil verlos cuando aparecen superpuestos en una imagen clara, como en el caso de la portada de este disco,

interfaz-xperia-x10-5.jpg

Sobre un fondo más oscuro los controles al menos se ven mejor, pero de todos modos podrían estar más trabajados.


No parece muy acertado cambiar los controles por defecto de Android, que al menos son más funcionales, por estos. El botón inicio (arriba a la izquierda) parece que simplemente "pasaba por ahí", su aspecto no tiene nada que ver con el resto del interfaz.

Como decía al principio, en general el Xperia X10 me ha decepcionado bastante. Lo que se percibe desde fuera es que el interfaz se ha hecho deprisa y corriendo. No me extraña que Google quiera asegurar el desarrollo de Android tal cual fue concebido, ni que los iPhone se vendan como churros.

La unidad probada -identificada como unidad de prueba / prototipo tuvo algunos comportamientos extraños que he obviado dando por hecho que no estarán en el producto final. Pero todo lo relativo a la interfaz parece que simplemente es así y la verdad es que, aunque el teléfono promete, UX no está a la altura en absoluto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear