Por @Alvy — 13 de Marzo de 2015

¡Niños, no apuñaléis cosas! Y menos si son baterías LiPo (polímero de litio) como la que se ve en el vídeo. Las razones son claras y contundentes. La otra razón es que en el propio ensañamiento en el manejo del puñal lo más normal es que haga que se te vaya la mano y acabes cortado, sangrando y quizá con algún dedo menos.

Afortunadamente este no es el tipo de baterías más común en los teléfonos móviles (donde las favoritas son de iones de litio), aunque se utilizan en coches y aviones de radiocontrol, drones y algunos otros gadgets electrónicos.

Y es que siempre hay que hacer caso a los letreros de la propia batería: «No incinerar. No desmontar. No cortocircuitar. No exponer a altas temperaturas.»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear