Por @Wicho — 2 de Febrero de 2016

RHA S500iHe estado probando unos auriculares RHA S500i que nos han prestado. La versión TL;DR es que molan kilos.

Hay que rodarlos un poco, pero pronto empiezan a sonar muy bien, con unos bajos potentes y limpios, unos agudos brillantes pero sin pasarse, y unos tonos medios que no se pierden entre ambos.

Eso sí, se trata de unos intra–auriculares, de esos que van insertados en el canal auditivo, con lo que no son para todo el mundo, además de que es extremadamente importante conseguir un buen encaje de estos en el canal auditivo para que suenen bien.

Almohadillas RHAPara esto, como es costumbre en los productos de RHA, los S500i vienen con varias almohadillas en distintos tamaños y materiales, en concreto 6 pares de almohadillas de silicona en tamaños S, M y L (dos de cada) y uno de almohadillas de de doble perfil en tamaño S; vienen en un soporte metálico que evitará que anden por ahí perdidas. El buen encaje en los oídos es también importante de cara a aislarte de ruidos externos, porque los S500i no tienen ningún sistema activo de cancelación de ruido, aunque si van bien encajados no te enterarás de nada de lo que pasa fuera.

Hablando de a ruido, los S500i sufren un poco de un problema habitual de los auriculares intra–canal, que es el ruido que produce el cable al rozarse con la ropa. En otros auriculares que llevan el cable sobre la oreja esto no pasa o queda muy minimizado; en los S500i, en los que el cable sale directamente del oído hacia abajo, a veces se nota, pero tampoco demasiado.

La i del nombre viene de que en el cable del auricular derecho los S500i incluyen un mando remoto con tres botones y micrófono para usarlo con iPhones y similares, y para mí el mando es probablemente el aspecto peor resuelto de estos auriculares.

Los botones, al menos en la unidad que he probado, son demasiado blandos; no hacen un clic definido cuando los pulsas, por lo que a veces, en especial con los de volumen, es difícil saber si los has pulsado o no. Al tacto también es un poco difícil distinguir si estás tocando uno de los botones de volumen o el de reproducir/pausa.

El micro del remoto también me pareció un poco demasiado sensible a la posición, lo que en algunas ocasiones hizo que mi interlocutor dejara de oírme tan bien, pero tampoco es una cosa escandalosa.

Ya sea la versión con i o sin ella los S500 vienen además con una pinza para sujetar el cable a la ropa y una bolsa de transporte, amén de la garantía de tres años del fabricante, lo que unido a su construcción metálica es un extra muy a tener en cuenta.

Así que a pesar de los pequeños inconvenientes con el mando, con un precio de 40 euros en Amazon a la hora de escribir esto los S500 me parecen una compra más que recomendable por su relación calidad/precio.

Si quieres unos S500i, tendrás que comprárselos a Apple por 50 euros, le dan mil vueltas a los EarPods de Apple, así que no lo dudes si tienes que sustituirlos o si, como a mí, los EarPods se te caen de los oídos sólo con respirar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear