Logo Lainformacion.com
< ¿Por qué se llama Black Friday?
Nada de nada >

Kindle Fire HD: la competitiva tableta de Amazon que es mucho más que un lector de libros electrónicos

Kindle-Firehd-Ok

Al igual que asociamos Amazon = libros, la marca Kindle ha estado hasta hace poco indefectiblemente unida a libros electrónicos. Pero con la llegada del Kindle Fire HD esto cambia radicalmente dado que el gigante de Internet se adentra en las aguas pobladas por dispositivos de Apple, Samsung, Sony, Microsoft y demás fabricantes.

Hace algunas semanas Amazon nos hizo llegar amablemente un Kindle Fire HD 7"/16 GB para probar. A simple vista y tras jugar un poco con él y compararlo con otras tabletas se ve que está en la zona intermedia entre los lectores de libros electrónicos puros y las tabletas pequeñas: un hueco donde hay muchos potenciales clientes.

Explicaré algunos de los puntos que más me gustaron y los que menos, ampliando y aclarando en algunos casos las claves sobre los Kindle Fire HD de Amazon que enumeré tras el anuncio de este gadget en un artículo para RTVE.es – y que comiendo revisar si estás interesado en este y otros dispositivos similares.

Lo mejor

Detalles – Marca. Materiales. Robustez. Se podrían añadir muchos más, pero se resumen en uno: la calidad y familiaridad que se ha labrado Amazon a lo largo de su historia. Desde el bonito packaging minimalista al primer encendido, la sensación es «como estar en casa». Basta identificarse con la cuenta y contraseña habitual de Amazon para recibir una copia local sincronizada (Whispersync) de todos los libros electrónicos comprados en otros dispositivos, como Kindles anteriores, móviles o tabletas, para seguir leyéndolos en el mismo punto donde se dejaron las marcas.

Fácil de manejar – Cuando los dispositivos crecen en funcionalidad es normal que también pierdan en usabilidad. Pero a pesar de ser una tableta bastante completa, el Kindle Fire HD es intuitivamente muy usable – salvo pequeñas excepciones [ver más adelante]. La prueba definitiva es dejarlo encima de la mesa en casa o dejárselo probar a los amigos; todos consiguen manejarlo y apañarse con él sin que haya que explicarles nada – algo que no siempre sucede con otros dispositivos.

La complejidad está por detrás – Sabemos que los Kindle corren una versión modificada de Android 4.0, que los libros, canciones y películas vienen con distintos tipos de DRM, que Amazon prefiere que las apps se carguen de su tienda oficial… pero todo ello está convenientemente oculto tras las bambalinas de modo que el usuario promedio no necesita saber nada de ello. De ahí que el Kindle realice bien su función: puedes leer libros, ver películas, oír música y o bien comprar esos contenidos o cargarlos en varios formatos desde tu ordenador (PDF, MPEG y DIVX entre otros).

Posibilidades para los más geeks – A pesar de ser un dispositivo con un sistema operativo peculiar y no tan abierto como otros Android puros, cuenta con aplicaciones multiplataforma (Windows, Mac OS X, Linux) para cargar y descargar archivos y una razonable colección de apps en la propia tienda de Amazon, tanto gratuitas como de pago. ¿Angry Birds? Ahí está. ¿Twitter? Clic y listo. ¿Ver la tele? La app de RTVE.es está adaptada al Kindle. Si bien es cierto que no están todas las apps triunfadoras de otras plataformas, sí muchas de las más relevantes.

Kindle AudioUna muy buena pantalla, un sonido que no está nada mal y baterías de ultra-larga duración – En sus 7" el Kindle Fire HD es capaz de mostrar hasta 1280×800 píxeles, una alta definición HD limitada pero suficiente para su tamaño, que además se refuerza con un contraste y cristal que mejoran la imagen incluso en condiciones realmente hostiles de luz ambiente o en ángulos de visión extremos. Digamos que es más que suficiente para leer, interactuar y ver películas, que son sus principales funciones. Otros aspectos que Amazon ha cuidado mucho son el sonido (estéreo Dolby) y que las baterías tengan una duración propia más de un e-book que de una tableta: las especificaciones indican 11 horas, lo cual para mi eran casi 3 o 4 días de uso normal como lector + navegador web + alguna película, sin necesidad de recarga. Notable alto en estos aspectos.

Lo menos bueno

La velocidad y rendimiento podrían ser mejores – Aunque sea difícil de medir, la sensación al manejar el Kindle para visualizar páginas web, moverse en ciertas aplicaciones e incluso la propia interfaz de la tableta es que le falta un hervor en cuanto a potencia gráfica. Es como esas películas que en vez de ir a 24 fotogramas por segundo van a 15 o 20: a saltitos. Es casi inapreciable, pero ahí está esa incómoda sensación. Si abres la misma página web en dos tablets y la navegas arriba y abajo se aprecia mucho más el boing, boing cuando se atasca. Cuestión de acostumbrarse o de no ser excesivamente exigente.

Para algunas cosas, mejor apps alternativas – Lo malo de que algunas de las aplicaciones del sistema no sean gran cosa es que el primer contacto con ellas puede ser un poco brusco: que se lo digan al reproductor de vídeo, por ejemplo: intransigente en cuanto a formatos y muy lento, ignora, se atasca o se cuelga con los formatos que no le gustan. Pero puedes ignorar esa app y bajarte una mejor; por ejemplo VLC para Kindle, que reproduce todos los formatos de forma fluida, con opciones para subtítulos, varias pistas de audio y demás opciones. También se pueden cargar a través de la aplicación Cloud o el cable USB todo tipo de ficheros PDF, JPEG, MP3 y en otros formatos para abrirlos con las apps de documentos, fotos y música.

Detalles de la interfaz – Hay algunas peculiaridades de la interfaz que hacen al Kindle un tanto confuso al principio, incluso entre gente que no está viciada por el manejo de otras tabletas. No tener botones en su superficie es un avance, pero por otro lado no ayuda a encontrar el botón de encendido/apagado a la primera – porque ambos laterales son idénticos. Al carecer de botones tampoco parece muy intuitivo el simple gesto de hacer un clic en cualquier zona para abrir el menú lateral – quizá porque da la sensación de que se vaya a pulsar inapropiadamente «algo» que esté en pantalla en ese momento. Nuevamente: cuestión de acostumbrarse; dos días y solucionado.

El resto de detalles, también interesantes

El Kindle HD 7" ofrece conectividad Wi-Fi (muy rápido, pero Wi-Fi al fin y al cabo), no 3G. Esto deben tener en cuenta quienes asocien indefectiblemente que tableta = movilidad + 3G. Siendo más realistas, en su escenario más habitual, que sería casa + trabajo + lugar de relax donde da igual que no haya Wi-Fi la ausencia del 3G no tiene por qué notarse; al menos no demasiado.

Una incógnita resuelta es cómo ha planteado Amazon la publicidad que dijo que iba a mostrarse en la pantalla de arranque/reposo del Kindle. Lo que aparece actualmente es únicamente publicidad de libros y discos disponibles en la propia tienda de Amazon, además elegantemente fotografiada y diseñada – como en la contraportada de una revista cultural o un «libro de mesa». En cualquier caso, y por si alguien prefiere no verla, han aplicado la ingeniosa opción de eliminar esas (eufemísticas) «ofertas especiales» pagando unos 15€ extra al comprar el dispositivo.

El precio es sin duda su característica más rompedora: Amazon ha reconocido abiertamente que no gana dinero vendiendo hardware, sino contenidos, servicios y aplicaciones, de ahí que puedan ofrecer los diferentes modelos a precios realmente competitivos. Nadie sabe si esta es la mejor estrategia, si les hará triunfar o ir a a ruina, pero… ¿A quién le importa? De momento nos permite conseguir chismes potentes como el Kindle Fire HD a precios casi de coste de fabricación.

El modelo de las pruebas es el Kindle Fire HD 7"/16 GB que se vende por 199€; hay otro parecido de 32 GB por 249€ (también de 8,9"+3G en otros países). Si se prefieren «sin publicidad» basta añadir 15€. Y el IVA ya va incluido.

El hecho es que a muchos les resulta indiferente un poco más o menos de memoria; al fin y al cabo incluye almacenamiento «ilimitado» en el Cloud de Amazon, que es lo que se acaba usando. Y a nada que puedas hacer pedidos premium en la tienda (gastos de envío gratuito) el resultado es que por 200 euros redondos tienes un lector+tableta realmente interesante.

Estas navidades el debate será para muchos qué tableta pedirle a Papá Noel: si comprarle un lector marcalacabra a los padres o abuelos que han oído eso de que los libros electrónicos están muy bien, si elegir un Android intermedio o irse a otras opciones de gama alta.

Mi recomendación sería esta: para quien solo vaya a leer un poco o tenga tendencia a romper aparatos, el lector nisu más barato que pueda leer PDFs será más que suficiente. Si va a querer hacer «algo más» el dilema estará entre los iPad, Galaxy Tabs y similares, además del Kindle. Todos ellos son notablemente más caros –prácticamente más del doble– que el Kindle, así que la de Amazon puede ser una gran opción, especialmente para quienes les resulten indiferentes –o incluso odiosas– otras marcas, no distingan de sistemas operativos o simplemente no quieran gastarse más de 200 euros.