Por @Wicho — 11 de Agosto de 2015

BQ Aquaris M5Estuve probando durante unas semanas un Aquaris M5 que nos prestó BQ. Es el primer Android que he usado un poco en serio, y me ha gustado mucho.

Se trata de un móvil con una pantalla multi-táctil de 10 puntos de 5 pulgadas «Full FHD 1080×1920», con 440 pixeles por pulgada, y lo que BQ llama Quantum Color +; el procesador es un Qualcomm Snapdragon 615 Octa Core A53 hasta a 1,5 GHz, y lleva una GPU Qualcomm Adreno 405 hasta a 550 MHz.

El modelo que probé yo llevaba 2 GB de RAM para el sistema y 16 GB de almacenamiento interno; habrá versiones con 3 GB y 16 ó 32 de almacenamiento, pero aún no están disponibles.

Pesa 144 gramos y mide 69,4 × 143 × 8,4 mm, lo que lo hace prácticamente igual a un iPhone 6, aunque más anguloso que este. Sus acabados –está disponible en blanco y negro, aunque hay fundas de colores– al sostenerlo en la mano dan una buena impresión de calidad.

Este peso incluye una batería de 3120 mAh no reemplazable pero que le permite al M5 aguantar un día de uso, aunque como siempre eso depende mucho de lo que cada uno entienda como uso razonable. Más sobre esto más adelante.

El M5 permite usar dos tarjetas SIM e incorpora también una ranura microSD en la que se pueden poner tarjetas de hasta 64 GB.

En cuanto a conectividad, diría que no le falta de nada: de 4G para abajo, Wi-Fi, bluetooth, GPS (y Glonass), NFC… Y radio FM.

El NFC, además de para pagos y similars, se puede usar para transferir ajustes de cuentas de otro dispositivo, aunque si no, basta con introducir los datos de tu cuenta de Google en las pantallas de configuración, y listo, configuración, por cierto, que es absolutamente sencilla.

En lo que se refiere a cámaras, la principal es una Sony de 13MP con doble flash, capaz de grabar vídeo full HD (1080p), mientras que la frontal es de 5 MP, también con flash.

Pero al final no son las características técnicas lo más importante de un móvil –y si no que se lo digan a Nokia– sino si este es fácil de usar, y para en esto Android 5.0 Lollipop cumple más que adecuadamente, amén de que los procesadores del M5 son capaces de mover tanto el sistema como las aplicaciones con fluidez.

Y aquí de nuevo viene el matiz de que eso puede depender de qué aplicaciones y qué uso le quieras dar al móvil.

En mi caso, se trataba fundamentalmente de navegar por Internet, consultar el correo electrónico, y usar Twitter, Evernote, Whastapp, Instagram, Spotify, VLC, el cliente de Amazon Kindle, y la aplicación de mi banco, todo lo cual pude hacer sin ningún tipo de problema con el M5, lo que demuestra que dentro de unos límites el hardware es cada vez menos importante siempre que este te permita acceder al software y a los servicios que necesitas usar.

Algo que me preocupaba como usuario de OS X y de iCloud era la integración del M5 –en realidad de Android– con ellos, pero gracias a SmoothSync for Cloud Contacts (3,59€) y SmoothSync for Cloud Calendar (2,55 €) de Marten Gajda pude conectarme a mi cuenta de iCloud y mantener contactos, tareas, y calendario sincronizados sin problema entre el M5, mi iPhone, mi Mac, y mi iPad.

Lo que apenas hice con el M5 fue hablar por teléfono, pero la calidad del sonido es más que suficiente; el M5 incorpora además un micrófono extra para un sistema de cancelación de ruido para que del otro lado te oigan bien.

Me encantó el detalle friki de los nombres de algunos de los tonos de llamada, que por supuesto se pueden asignar por separado a cada una de las SIM: Callisto, Dione, Ganymede, Oberon, Phobos, Sedna, Triton, Titania, Umbriel…

Lo que menos me gustó del M5 fue su cámara principal, que probada lado a lado con la de mi iPhone 6 a veces tenía problemas para enfocar cuando la del iPhone no; la aplicación Cámara, desarrollada por BQ especialmente para este modelo, tampoco me encantó, aunque siempre se puede sustituir por cualquier otra.

Un detalle que quizás podría mejorarse es también el hecho de que si bien el M5 viene con el cable micro-USB para cargarlo no trae cargador –cualquier cargador USB o el puerto USB de un ordenador sirve, eso sí– ni cascos.

Pero por un precio de 261 euros + gastos de envío en Amazon me parece una opción muy a tener en cuenta si buscas un teléfono Android. Aunque no sea de los más baratos su relación calidad/precio me parece excelente.

E incluso creo que podría hacerte dudar si eres usuario de iPhone: como decía antes, la diferencia está cada vez menos en el hardware, y el software y los servicios disponibles en ambas plataformas son muy similares.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear