Por @Wicho — 22 de Noviembre de 2006

Ya llevamos algún tiempo diciendo que igual que para la inmensa mayoría de los usuarios los megahercios del procesador de su ordenador no importan, a partir de cierta resolución en la inmensa mayoría de los casos los megapíxeles de las cámaras digitales tampoco importan y que debe uno fijarse en otras funciones como la efectividad del autofoco, la facilidad de uso o el rango de accesorios disponibles.

David Pogue, también convencido de esto, cuenta en The Truth About Digital Cameras como lo comprobó empíricamente.

Para ello, hizo ampliaciones de una fotografía a 40×60 centímetros a partir de un archivo de 13 megapíxeles, el mismo bajado a 8 megapíxeles, y de nuevo el mismo bajado a 5 megapíxeles, y expuso las tres al público en Times Square en Nueva York con la idea de que la gente que pasaba le dijera cual era cual.

En los 45 minutos que duró la prueba aproximadamente el 95% de los que lo intentaron terminaron por decir que no tenían ni idea de cual era cual, y de los que contestaron, sólo una persona acertó, aunque Pogue cree que a pesar de que da clases de fotografía, esta persona simplemente acertó de pura chiripa.

(Vía Lifehacker.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear