Por Nacho Palou — 11 de Enero de 2012


El Vodafone Smart Tab está disponible con pantalla de 7 pulgadas (izquierda, el modelo probado) y con pantalla de 10 pulgadas.

El Smart Tab 7 de Vodafone es un tablet Android con pantalla de 7 pulgadas (resolución 1200 x 800 píxeles), procesador de doble núcleo de 1,2 GHz y capacidad de almacenamiento de 16 GB. Dispone de conexiones por Wifi y 3G a través de las redes de datos móviles de la operadora.

Exteriormente es muy similar al iPad, aunque de un tamaño inferior a la mitad que el de Apple y es más del doble de grueso. Por tamaño y aspecto es muy similar al Samsung Galaxy Tab original, el modelo con pantalla de 7 pulgadas.

Pero a diferencia del de Samsung el de Vodafone utiliza el sistema operativo Android 3.2 (Honeycomb) que, si bien es ya afortunadamente un cadáver ahora que ha sido reemplazado por Android 4.0 -versión a la que está por ver que el Smart Tab 7 se actualice-, al menos sí está específicamente diseñado para su utilización en tablets.

En teoría, porque una de las principales pegas de Honeycomb es que desaprovecha enormemente la ventaja de disponer de una pantalla de mayor tamaño. Por ejemplo, algunos iconos son tanto o más pequeños que los disponibles en versiones Android para teléfono móvil (por ejemplo los que apenas se ven, en la imagen superior, abajo a la derecha).

Sencilla, pero no decepciona

Debo admitir que no esperaba mucho del tablet de Vodafone, y probablemente es por eso que me ha decepcionado mucho menos que otros tablets Android que he tenido ocasión de probar. Probablemente el uso de Android 3.2 -respecto a otros con versiones 3.0 o 3.1, también ayuda.

De modo que el tablet de Vodafone, fabricado por ZTE, es bastante decente tanto por funcionamiento como por fabricación, aunque es cien por cien plástico.

Sin embargo hay algunos detalles de capón, como la tapa que oculta las ranuras para las tarjetas SIM para datos móviles y microSD para almacenamiento o la ausencia de salida HDMI y -como es habitual en tablets Honeycomb- la carencia de un puerto microUSB para la carga de la batería y la conexión al ordenador.

En uso normal (ver vídeos, navegar por la web y utilizar algún que otro juego) el Smart Tab funciona bastante bien aunque la autonomía, la duración de la batería, no merece una mención especial.

Otro pero es que, como sucede con otros dispositivos similares, el sensor que se encarga de rotar la pantalla te llegará a desesperar. Y bloquear la rotación automática obliga a utilizar el tablet en horizontal, que es -junto con el formato panorámico- lo más anticonsumo de contenidos que no sean vídeos que hay.

El procesador de doble núcleo proporciona un rendimiento más que razonable, tanto para el uso de juegos como en la navegación web. El test de velocidad JavaScript SunSpider arroja algo más de 2.600 ms (Apple iPad 2: 2.100 - menos tiempo es mejor resultado).

Como suele suceder con los modelos de 7 pulgadas, siempre queda la duda de si merecen la pena respecto a un smartphone con pantalla grande. Hay que tener en cuenta que esas 7 pulgadas en formato panorámico son como la mitad de superficie que representan las 9,1 pulgadas en formato 4:3 del iPad.

No decepciona, pero es un poco cara

El Smart Tab 7 puede adquirir a través de Vodafone en dos modalidades: prepago y contrato. En cualquiera de los dos casos resulta injustificadamente caro. Y el precio es lo único con lo que actualmente pueden competir otros tablets con el iPad.

Pero en mi opinión en modo prepago está casi cerca de resultar interesante.

Me explico: como prepago el precio del Smart Tab es de 269 euros. Este precio incluye una tarjeta SIM válida durante tres meses en los cuales se puede transferir un máximo de 1 GB de datos. Una vez agotado el saldo sería necesario volver a recargar la tarjeta.

Es decir, que el tablet es tuyo por ese dinero -en mi opinión le sobran al menos 70 euros para resultar realmente atractivo- y luego ya decides si recargas la tarjeta 3G en función del uso que hagas de esa conexión respecto al WiFi. O puedes recargarla solo en épocas en las que preveas que vas a utilizar el tablet fuera de casa o de la oficina, caso de las vacaciones de verano. Pero tienes que tener en cuenta que al ser un dispositivo de operadora quedarás ligado a ella... para siempre.

También puedes decidir no recargarla nunca más y para conexiones ocasionales hacer uso de la función "compartir internet" (tethering) que es cada vez más habitual en los teléfonos móviles y que permite que dispositivos como éste accedan a Internet vía wifi a través de la conexión 3G del teléfono.

Porque eligiendo la modalidad de contrato en el mejor de los casos (Tarifa Internet Contigo de 15 euros al mes más 199 euros del tablet) el precio total del Smart Tab 7 -sumando su coste y las mensualidades a lo largo de 24 meses de permanencia- se equipara como mínimo a lo que cuesta un iPad.

Y con tarifas mensuales superiores (la de 49 euros al mes deja el precio del tablet en 0 euros) el Smart Tab 7 incluso duplica el precio de un iPad. Y, la verdad, no es lo mismo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear