Por Nacho Palou — 10 de Marzo de 2014

En The Verge, This is the smartwatch Apple or Google needs to make.

Gábor Balogh es un diseñador freelance húngaro que, como muchos de nosotros, quiere un smartwatch atractivo y que parezca un reloj. La diferencia entre Balogh y nosotros es que él se ha esforzado por diseñar una interfaz capaz de aunar el aspecto de un reloj convencional con funciones de reloj inteligente [el Smartwatch Concept]

(...)

Balogh muestra algunas ideas sencillas pero elaboradas que casan perfectamente con el diseño de un reloj. Al enlazar el teléfono móvil con el reloj en la pantalla de éste se muestran los iconos de acceso a aplicaciones, las notificaciones, los mapas o los controles para la reproducción de música. Pero si no se empareja o si no se utiliza como smartwatch entonces funcionará y tendrá el mismo aspecto que un reloj convencional.

Los relojes —como las gafas— son objetos personales que participan en la imagen que uno proyecta hacia los demás. Los relojes son tecnologías más vinculadas al aspecto y al estilo que a la ciencia que los hace posibles. No pertenecen a la electrónica de consumo, sino a la moda. En cambio los smartwatchs son por ahora gadgets electrónicos con meras formas industriales que se llevan en la muñeca. No son bonitos ni apasionan a nadie, pero cuestan tanto o más que muchos relojes «de verdad» mejores y más atractivos. Por eso nadie los quiere.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear