Por @Wicho — 29 de Junio de 2017

Hoy hace diez años que salía a la venta un producto que puso patas arriba el mercado en el que entraba aún a pesar de ser el primer producto de su fabricante en ese mercado.

El iPhone supuso un cambio radical que en menos de diez años –con la ayuda después de Google con Android– sacó a todos los efectos del mercado a empresas de toda la vida como Blackberry, Motorola o Nokia.

Algunas de las cosas que dijeron Walt Mossberg y Katherine Boehret del Wall Street Journal tras probar una de las primeras unidades:

  • El teléfono «mágico» que reveló a Nokia que tenía problemas
  • Es el mejor smartphone u ordenador de mano que jamás hayamos probado.
  • Creía que la falta de teclado iba a ser un factor absolutamente limitante, pero tras unos días usándolo le cogí el truco y conseguí escribir tan rápido o más que con el teclado físico de mi Treo.
  • Es el primer teléfono inteligente con un navegador web de verdad, similar al de cualquier ordenador de sobremesa.
  • Es un producto fascinante que eleva el listón para todos los teléfonos inteligentes.

Las negritas con mías, y creo que tienen toda la razón.

De aquel modelo recuerdo que yo echaba en falta que fuera compatible con redes 3G –es cierto que estaban muy poco extendidas en los Estados Unidos en aquel momento– pero tenía muy claro que iba a ser mi teléfono en cuanto apareciera una versión con 3G.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear