Por @Alvy — 28 de Abril de 2015

Flexo T1000 / Oxyled

Oxyled, el fabricante del Flexo T100, nos envió una muestra de su producto para echarle un vistazo. Es un gadget medio-tecnológico, medio-decorativo, que igual sirve para poner encima de la mesa de trabajo que en algún rincón de la casa. Su principal característica: una base sólida y un brazo de goma de alta densidad tremendamente robusto y sólido, a la par que flexible – algo que se entienden al ver su peso: son 650 gramos de peso. Una vez que se le ha dado forma al brazo se puede modificar en cualquier momento cual gadgetobrazo, pero un suave golpe o el trajín diario no modificará su apariencia.

El T1000 tiene la cantidad tecnología justa y necesaria: básicamente los diodos led de iluminación y un panel táctil circular luminoso que permite regular el nivel de intensidad de la luz. Aparta están el botón de encendido y apagado y un pequeño transformador de pared con cable. La temperatura de color de los leds es de 5000 K, algo más allá del «blanco frío» y más cercano a la «luz diurna» habitual. Su intensidad son 330 lúmenes y su consumo de 7W – el equivalente a una bombilla clásica de 60W.

Al usarse a corta distancia la luz resulta intensa, pero sin estridencias. Yo encontré que las posiciones 4/6 y 5/6, sin llegar al máximo, eran las ideales. Su precio en Amazon son unos 60 euros, algo elevado para mi gusto – pero teniendo en cuenta sus características y los diez años de vida útil de los leds (25.000 horas según el manual) puede ser una alternativa «diferente» para quien necesite un complemento así.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear