Por Nacho Palou — 15 de Agosto de 2016

Oblumi tapp convierte el móvil en un termómetro por infrarrojos

Oblumi tapp, es un accesorio que convierte el teléfono móvil en un termómetro por infrarrojos. La compañía Oblumi tiene sede en Sevilla y trabaja en el desarrollo de dispositivos de salud, como este termómetro que hemos tenido ocasión de probar.

El funcionamiento del dispositivo es muy sencillo: el termómetro se coloca en la salida para auriculares del teléfono y se maneja a través de la aplicación Oblumi tapp, disponible para iPhone y para Android.

Oblumi tapp sirve para tomar la temperatura dentro del oído y en la frente. También mide la temperatura de líquidos, por ejemplo un potito o biberón.

Para comprobar si hay fiebre la opción más recomendable es la medición en el interior del oído introduciendo suavemente el termómetro por el canal auditivo, hasta que se haga «tope». El diseño de Oblumi tapp impide que el sensor penetre más de la cuenta.

Midiendo en el oído las cifras que da Oblumi tapp son bastante coherentes entre sí (no hablo de «precisión»), en mediciones consecutivas y midiendo alternativamente en ambos oídos. En muchos termómetros por infrarrojos es habitual obtener cifras más o menos disparatadas midiendo en uno y otro oído. No parece ser así en este caso, así que bien.

Para tomar la temperatura en la frente hay que colocar un capuchón que viene incluido y que facilita apoyar del termómetro contra la frente sin que la lente llegue a tocar la piel.

Medir en la frente es menos invasivo, pero también el termómetro arroja cifras más cambiantes que cuando se mide en el oído. Tomando varias medidas consecutivas y en diferentes zonas de la frente las variaciones pueden llegar a media décima, aceptable para un termómetro doméstico. Oblumi recomienda hacer la medición en la sien, dibujando círculos con el termómetro y siempre que no haya humedad o sudor en la piel.

Oblumi tapp convierte el móvil en un termómetro por infrarrojos
El termómetro de Oblumi también mide la temperatura en líquidos, como potitos o biberones.

Finalmente, para medir la temperatura de líquidos basta con dirigir y aproximar el termómetro al líquido o al envase.

Antes de cada uso conviene indicar en la aplicación qué tipo de medición se va a realizar —si en la frente, en el oído o si se trata de un líquido— y limpiar la lente del termómetro. Como detalle Oblumi tapp incluye un paquete de toallitas limpiadoras para la lente, además de un estuche para guardarlo.

Oblumi tapp se puede utilizar de dos modos: como termómetro «simple» que únicamente mide y muestra la temperatura o como medidor y además como repositorio histórico de las medidas tomadas y de las dosis de medicamentos; y la posibilidad de hacer el seguimiento para varias personas, caso de distintos miembros de una familia.

Oblumi tapp convierte el móvil en un termómetro por infrarrojos

Aunque la aplicación puede usarse sin crear una cuenta y sin registrarse en el servicio, encuentro incómodo que el registro fuera de la aplicación sea requisito para guardar un histórico de medidas. Pero también es cierto que el registro permite añadir medidas desde varios móviles, conservar el registro si se cambia el teléfono y configurar alarmas de toma de medicamentos y notificaciones o compartir datos, entre otras opciones. Y sin ninguna duda es una función que puede ser de gran ayuda en algunos casos.

El termómetro funciona con dos pilas de botón a las que se accede quitando dos diminutos tornillos, casi de relojero. Un pequeño «pero» que no facilita el cambio de pilas. Por lo demás se trata de un accesorio útil que tiene un diseño atractivo, agradable al tacto y que en general está bien resuelto. Cuesta 49,95 euros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear