Por @Alvy — 30 de Octubre de 2015

Zopo Speed 7 GP

Un poco antes de que terminara el mundial de MotoGP desde Zopo nos hicieron llegar un terminal Zopo Speed 7 GP para pruebas; aunque yo no soy muy de motos sí soy muy de gadgets, así que me ha probar un Android con cierto poderío; de hecho lo he estado usando como terminal principal durante un tiempo.

Lo más llamativo del 7 GP es sin duda su look negro con el famoso 99 y la firma de Jorge Lorenzo en la parte trasera, además de un plástico con una textura de un color peculiar. Además de eso la caja podría decirse que es casi de coleccionista, en tonos negros y rojos.

Un smartphone con buena base

En cuanto a la chicha, decir que el Speed 7 GP es prácticamente el teléfono de más alta gama de Zopo: cuenta con un procesador MT6753 octa-core (ocho núcleos); 3 GB de RAM que le dan más vidilla y 16 GB de almacenamiento (11 GB libres ampliables hasta otros 64 GB con microSD). Lleva dos cámaras de fotos/vídeo, de 13 y 5 megapíxeles respectivamente y conectividad 4G/LTE/3G/2G, wifi a/b/g/n y Bluetooth 4. También cuenta con un receptor GPS/aGPS/Glonass para posicionamiento, acelerómetros y resto de detalles habituales de este tipo de terminales.

La pantalla es una IPS LCD de 5", en Full-HD a 1920 × 1080 (lo que supone una densidad de 441 ppp); prácticamente como comprimir la pantalla de tu televisor al tamaño de la palma de tu mano, sin perder un píxel – su tamaño físico es 8 × 15 cm porque tiene cierto borde.

Respecto a la pantalla diré lo que en justicia le corresponde: es sencillamente espectacular. No solo de nitidez sino también de contraste y definición de color. Supera con creces cualquier prueba con apps, fotos y sobre todo con vídeos: puede mostrar el vídeo más colorido y artificialmente retocado de Katy Perry con una variedad de colores asombrosa. De hecho, nada tiene que envidiar a la pantalla de un iPhone 6. Así que un diez en este apartado.

Un hardware capaz

Además del teléfono el pack incluye cable microUSB, cargador externo, auriculares a juego (rojo/negros), protector de pantalla de plástico y manuales. La batería es de 3000 mAh, una capacidad más que suficiente para aguantar una jornada normal – aunque en mi experiencia hay que vigilar y mucho qué apps se instalan, cuáles se quedan activas y cuáles consumen más. Para sobrevivir en el mundo de las apps vampiresas de la energía hay que asegurarse de que el wifi, el GPS y el Bluetooth no estén activados si realmente no se están usando. Otro plus para ansiosos: la tapa trasera permite reemplazar la batería; se venden sueltas a unos 15€ unidad.

Zopo Speed 7G (CC)-by Alvy/Microsiervos
Una pequeña galería fotográfica del Zopo 7 GP

Su peso es de unos 165 gramos y se siente ligero, aunque no demasiado robusto – tal vez por la tapa trasera. Los altavoces internos no están mal, aunque podrían ser mejores: esto es algo que hoy en día parece que se está valorando cada vez más; mucha gente prefiere usar los terminales en el «modo voz frontal» (en vez de acercarlos a la oreja) o bien sobre la mesa como pantalla de TV o para ver vídeos y oír música sin auriculares.

La cámara principal de 13 megapíxeles (f/2.2) es capaz de hacer fotos de calidad, aunque no compite con las de más alta gama, todo sea dicho. El enfoque es rápido, así como el ajuste de luminosidad y como va acompañada de todo tipo de ayudas (flash, HDR, varios modos, seguimiento de movimiento, panorámicas, etcétera) es casi difícil hacer una foto mal. Así que todo correcto.

Del sistema operativo poco se puede decir: lleva cargado un Android Lollipop 5.1 sin «florituras», algo que suele ser del gusto de los geeks dado que se evita la paja para concentrarse en las posibilidades de personalización a gusto de cada uno. Es arrancar, configurar con Google y arreando.

El Zopo Speed 7 GP parece una buena opción para quien se sienta cómodo pagando un Android «supervitaminado», gente que dependa mucho de las apps de Google, con las que se integra perfectamente, o quien quiera simplemente renovar un Android antiguo o inferior a cambio de algo más potente – o también como «regalo de navidad» para los fans de Lorenzo, eso está claro. Su precio en la tienda web oficial es de 270 euros y también está a la venta en Fnac y MediaMarkt.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear