Por @Wicho — 10 de Junio de 2009

Esta página fue publicada originalmente La Voz de Galicia, diario en el que nos han fichado como colaboradores para publicar una página sobre tecnología, ordenadores, Internet y esas cosas en la sección de Sociedad.

La Voz de Galicia 7-6-2009Las tiendas de aplicaciones arrasan,
La Voz de Galicia 7 de junio de 2009.

Nokia ha sido la última compañía en sumarse, con algunos problemas, a un suculento mercado que aprovecha las capacidades de los teléfonos inteligentes

Desde hace ya algún tiempo los teléfonos móviles incorporan tal número de funciones que, en especial en el caso de los llamados smartphones o teléfonos inteligentes, cada vez pasamos menos tiempo usándolos para llamar y más utilizándolos como los pequeños ordenadores portátiles en los que se han convertido.

Esto hace que, una vez que más o menos todos los móviles que hay en el mercado tienen unas características mínimas en cuanto a la duración de la batería, calidad del sonido, etcétera, cada vez sea más importante su facilidad de manejo y las posibilidades de personalización que ofrecen.

Para facilitar su uso, los fabricantes están optando por ofrecer teléfonos que se manejan mediante interfaces cada vez más parecidos a los de los ordenadores personales y, también cada vez más, mediante pantallas táctiles (en especial en los modelos de gama alta).

En cuanto a la personalización de cada terminal según las necesidades del usuario, más allá de los fondos de pantalla y tonos de llamada, va ganando importancia el poder instalar programas a mayores de los que vienen de serie, ya que así los usuarios pueden adaptar el teléfono a sus necesidades, lo que además supone una importante oportunidad de negocio.

Esto ha sido algo que Apple, una empresa que hace menos de dos años no era nadie en el mundo de la telefonía móvil, supo ver muy bien gracias a la experiencia que tenía vendiendo música y vídeos a través de la iTunes Store y, aunque al principio se había reservado para ella el derecho a crear programas para el iPhone, en marzo del 2008 anunciaba que abría esa posibilidad a terceras partes.

Esto se concretó con el lanzamiento en julio del 2008 de la App Store, una tienda de aplicaciones en línea para el iPhone y el iPod Touch que en abril de este año, unos nueve meses después de su lanzamiento, alcanzaba los mil millones de aplicaciones descargadas, con más de 35.000 títulos distintos disponibles, algunos gratuitos y otros de pago, un éxito que deja en evidencia cualquier otra iniciativa anterior por parte de los fabricantes tradicionales de telefonía móvil.

Y aunque Apple ha indicado que no espera obtener beneficios de la App Store, algunos analistas estiman que no sería nada difícil que esta se convirtiera en un negocio multimillonario.

Por supuesto, Apple no es el único fabricante que ha visto esta oportunidad y la Open Handset Alliance, el consorcio que desarrolla el sistema operativo para dispositivos móviles Android, lanzaba su tienda llamada Android Market el 22 de octubre del 2008; desde febrero de este año también ofrece aplicaciones de pago, aunque no en todos los países, algo que irá cambiando en los próximos meses.

También Research in Motion, el fabricante de los Blackberry, se ha apuntado al carro y en abril de este año lanzaba la Blackberry App World, de la que los usuarios de determinados terminales de la marca pueden descargar programas. Aunque por ahora solo está en inglés y disponible para clientes en EE.UU., el Reino Unido y Canadá, se espera que en el futuro se amplíe su disponibilidad a otros países.

Curiosamente, la última en llegar a esta carrera ha sido Nokia, una empresa líder en la fabricación de teléfonos móviles que deja pequeña a cualquier otra en cuanto al número de terminales vendidos. La semana pasada lanzaba la Ovi Store, incluida dentro de Ovi, que es el nombre bajo el que Nokia ha agrupado sus servicios en Internet para los terminales que vende. El lanzamiento ha sido un desastre de relaciones públicas para el fabricante, ya que ha tenido problemas como la lentitud exagerada en la carga de páginas o aplicaciones que estaban disponibles en un momento dado y que luego desaparecían.

Es cierto que Nokia se enfrenta a un problema que otros fabricantes no tienen, que es el de la enorme variedad de dispositivos que debe soportar -más de 50-, lo que dificulta la programación del servicio. Además, se calcula que eso representa unos 50 millones de potenciales clientes en todo el mundo, y estos primeros días puede haber tenido mucha más demanda de lo previsto, pero hoy en día ya no basta con hacer buenos teléfonos desde el punto de vista técnico, sino que tiene cada vez más importancia lo que se ofrece alrededor de ellos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear