Por @Alvy — 21 de Febrero de 2017

Aquí puede verse en acción –en time-lapse– un tinte de pelo llamado apropiadamente Fire («fuego») que cambia de color como respuesta a las variaciones térmicas ambientales. Según sube o baja la temperatura las moléculas de carbono del tinte se van transformando, con la peculiaridad de que pueden volver a su estado original una y otra vez.

En la cuenta de Instagram de The Unseen (el fabricante) pueden verse más imágenes bastante espectaculares; su web está un poco rota en estos momentos, quién sabe si del éxito.

Lo que me ahorro yo en estas cosas por ser del club de los calvos…

(Vía Wired.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear