Por Nacho Palou — 2 de Abril de 2015

El sacapuntas Tsunago, vía Gizmodo, resuelve el clásico problema de utilizar lápices y sacapuntas: llega un momento en el que el lapicero se queda tan corto que no resulta cómodo de utilizar, cuando no imposible.

Para solucionarlo este sacapuntas tiene tres orificios y cada uno de las cuales corta el lápiz de una manera diferente: uno saca punta normal; otro hace justo todo lo contrario, abre una cavidad profunda en la parte posterior del lápiz; y el tercero corta la punta de tal modo que encaja en la cavidad anterior.

Sacapuntas-Tsunago

De este modo se pueden aprovechar un lápiz que resulta demasiado corto añadiéndolo a otro lápiz más largo; o utilizar varios lápices que resulten ya demasiado cortos y un poco de cola para madera para montar un lápiz completo, con toda su longitud.

El resultado es un lapicero un poco Frankénstein o, visto de otro modo, un lapicero interminable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear