Por @Alvy — 27 de Septiembre de 2014

La verdad es que el invento es enrevesado y el prototipo se ve frágil, pero la idea es cuanto menos curiosa: un cuadricóptero que se puede plegar como una pulsera y que puedes desmontar en unos segundos, lanzar al aire, esperar a que te haga una foto y luego retorne cual fiel pajarillo al lugar del que partió.

La idea aprovecha desde luego el tirón de los «selfies», porque anda que hay que tener ganas –y falta de alternativas– para tener que recurrir a un invento tan complicado para hacerse un autorretrato. Pero sus creadores explican que en ciertas situaciones, deportes extremos como el montañismo o momentos únicos donde se está en la soledad de un paraje recóndito puede ser una artística forma de «capturar el momento».

El chisme de momento solo existe como prototipo y lo ha desarrollado un equipo llamado Team Nixie. Participa en el concurso Make It Wearable Challenge de Intel, donde equipos de todo el mundo ensayan diversas formas nuevas e ingeniosas de usar la «tecnología de llevar puesta» (wearable) que está tan de moda.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear